lunes, 6 de noviembre de 2017

100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA: 7 noviembre 1917-2017



por Rodrigo Lastra.

ver también:  la revolución rusa en "menudas historias de gente menuda"


En septiembre de 1864 se produjo un hecho histórico. Mientras toda Europa vivía la época dorada del nacionalismo, los obreros europeos van a crear en Londres la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), La Primera Internacional. Van a poner los problemas sociales y de clase por encima de los problemas de nación. Mientras la burguesía abrazaba con entusiasmo los nacionalismos, los pobres de Europa abrazaron el internacionalismo. Este hecho tuvo inmensas consecuencias en todo el movimiento obrero mundial y va a proporcionar al proletariado internacional inmensas posibilidades solidarias.

Carlos Marx
Unos años antes de la creación de la I Internacional se había publicado "El manifiesto comunista". Un joven pensador, ajeno a la clase obrera, va a irrumpir en la historia y va a postular en dicho manifiesto que LA LUCHA DE CLASES ES EL MOTOR DE LA HISTORIA. El mal está en las estructuras, y la bondad o maldad viene prácticamente determinada por la clase social a la que pertenezcas. Y va a postular la toma del poder político por la clase oprimida, pues el día que los consiga será el paraíso en la TierraLa posición de Carlos Marx en la I Internacional  (AIT) fue determinante. Supuso además el comienzo de uno de los grandes males del movimiento obrero que le llevará a la división primero y la traición después: la ideologización. 

Las primeras divisiones importantes en el movimiento obrero serán ideológicas, y se introdujeron desde fuera de la clase obrera, como quedó manifestado en las posiciones irreconciliables, de dos personas de procedencia burguesa e intelectual: Marx y Bakunin. La corriente antiautoriatria, mutualista (todavía no se denominaban anarquistas) a pesar de ser mayoritaria, va a ser expulsada de la AIT debido a las conspiraciones de Marx y Engels. Pocos años vivió la AIT Cuando la ideología está por encima del ser persona, cuando lo ideológico condiciona hasta las relaciones personales, surge el sectarismo, un gran mal que padeció el movimiento obrero. En España Triunfó la adhesión a las tesis antiautoriatarias, y por tanto contrarias a Marx. Esto hizo que visitara España el yerno de Marx, Paul Lafargue, para intentar atraer a las tesis autoritarias a la Región Española. Pero sólo consiguió la adhesión de un pequeño grupo de madrileños, posteriormente expulsados de la federación madrileña de la AIT. Entre ellos estaba Pablo Iglesias (que fundaría años más tarde en Madrid, en 1879, el Partido Socialista Obrero Español). 

Lenin y Trosky, Mitin. 1917
Fruto directo de la I Internacional, fue la Comuna de París de 1871. Supuso el primer gran intento de revolución de los pobres. Durante dos meses , todo París y buena parte de Francia fue gobernada y gestionada por los consejos obreros. La comuna estuvo muy influenciada por el mutualismo, de influencia proudhoniana. Cuando las fuerzas del orden, replegadas en Versalles volvió a coger las riendas, la represión fue brutal.

Tras estas divisiones, la I internacional quedó herida de muerte, y unos años más tarde (1889) se fundará (esta vez en París) La Segunda Internacional. Va a ser la Internacional que aliente y consolide los partidos de corte obrero, pero que ya no van a ser asociaciones genuinamente proletarias. Aquí ya no va a estar representada toda la corriente libertaria, que seguirán reivindicándose como herederos de la primigenea AIT. La II Interancional es el origen de la  socialdemocracia. Esta internacional servirá para coordinar las acciones de los partidos laboristas y socialistas de toda Europa. La Internacional  declarará el 1 de mayo de 1889  como día internacional del trabajo. Se abre una vía de lucha nueva, la vía parlamentaria y se aceptan las reglas de juego de las democracias formales. Los partidos socialistas ya son instituciones interclasistas en las van a ir introduciéndose que de manera creciente elementos ajenos a la clase obrera, como el republicanismo liberales, burguesía intelectual incluso algún aristócrata. El movimiento obrero alemán, que iba con retraso, va a entrar con fuerza en esta nueva estrategia, que va a cuadrar mejor con la mentalidad del obrero germano, y así el SPD va ser el partido socialista más fuerte y mejor organizado de toda Europa y motor de la socialdemocracia prácticamente hasta la actualidad. El PSOE se había fundado en 1879 y se adhiere a la II Internacional, pero no será hasta 30 años más tarde, cuando logre su primer diputado (1910). 
Lenin

La experiencia de los partidos obreros, de la concertación y el reformismo emanado de la II Internacional mostró muy pronto sus limitaciones históricas. Sobre todo a causa de las divergencias entre las posiciones de los movimientos socialistas de los distintos países, que con frecuencia se alinearon con los intereses del estado-nación frente al internacionalismo obrero. El culmen del desencuentro llegó con la I Guerra Mundial marcó en la historia del movimiento obrero un punto de inflexión. En esta guerra, eminentemente imperialista, los intereses de la patria primaron sobre los intereses de la clase. Los trabajadores franceses, ingleses, belgas lucharon a muerte contra los trabajadores alemanes, austriaco. Las honrosas excepciones como el socialista francés Jaures, y la socialista polaco-alemana, Rosa Luxemburgo, fueron callados mediante el asesinato. Buena parte de aquellos dirigentes socialistas y sindicalistas de la II Internacional se integraron en 1914 en los gobiernos de guerra de sus respectivos países y votaron los créditos de guerra en los parlamentos a que pertenecían.

Esa estrategia interclasista hizo que con el tiempo los propios obreros perdieran el liderazgo de sus organizaciones, que acabaron en mano de intelectuales, que aunque suponiéndoles la mejor de las voluntades, no sufrían en carne propia el escarnio del trabajo forzado. Por esta vía también se van a introducir muchos elementos que habían sido ajenos a los trabajadores hasta el momento. 

Asalto al Palacio de Invierno.
7 noviembre de 1917
En 1917, antes de acabar la Gran Guerra, y en gran medida a consecuencia de ella, otro hecho histórico, de consecuencias imprevisibles va a remover los cimientos de Europa. Por primera vez en la historia un país entero, del tamaño y la magnitud de Rusia va estar en manos de los consejos obrero, o soviets como allí se denominaban. En Rusia, los bolcheviques, rama escindida del partido socialdemócrata ruso (mencheviques) toman el poder político y militar. A pesar de la fraseología anarquizante, como aquella famosa de ¡todo el poder para los soviets! , muy pronto se destruirán, y se comenzará con el aniquilameinto de los enemigos políticos, no sólo de la aristocracia y burguesía sino de los propios pobres que diferían de su concepción revolucionaria. Y así fueron aniquilados los anarquistas ucranianos capitaneados por Makhno, o los obreros descontentos de Cronstadt.

Para distinguirse de la II internacional y sus medios electorales en 1919, Rusia crea la Tercera Internacionalque adoptó el nombre de Internacional Comunista o Komintern). El internacionalismo comunista no fue más que una sombra macabra del internacionalismo obrero. Con la consigna de revolución en un solo país, todo el comunismo internacional serviría la los intereses de Moscú y se extenderán los partidos comunistas por todo el mundo, creciendo y engordando gracias a parasitar al resto de organizaciones obreras, especialmente socialistas. 

Los años posteriores demostrarían la brutalidad que escondían las buenas palabras que defendían.  Estos sistemas  llegaron a tener medio mundo sometido (y  hoy también perduran) en nombre de la revolución del proletariado. Estos golpes, la traición socialdemócrata a los trabajadores y la revolución impuesta por el terror, firmaron la sentencia de muerte del internacionalismo solidario tal y como se concibió. 

Pero no hay que olvidar que el hecho histórico de la revolución rusa fue de la máxima importancia y ha contribuido a hacer avanzar al historia. En honor a la verdad hemos de decir que la revolución de 1917 aportó la historia una colaboración a extender en la humanidad la conciencia de la dimensión social del hombre. A demostrar que que hasta los régimenes mas déspotas se pueden cambiar, y a demostrar, que los que durante milenios han estado abajo... se pueden poner arriba. Las clases dirigentes y patronales del resto de países de Europa, quedaron tan conmocionadas, tan asustadas por lo que sucedía en Rusia, que aunque sólo fuera por miedo tuvieron que dulcificar y abrir la mano en las condiciones laborales para que el bolchevismo no prendiera en sus países. Y aunque por miedo y a la fuerza la conciencia social también se metió en el capitalismo... y avanzó esa conciencia de lo social en toda la humanidad.

Muchas veces la historia avanza " a pesar de".  Pero avanza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario