domingo, 18 de mayo de 2014

LOS COMUNEROS, DE JOSEPH PEREZ

LOS COMUNEROS, DE JOSEPH PEREZ

Joseph Pérez acaba de ganar el premio príncipe de Asturias de las ciencias sociales.
Aunque la especialidad de este historiador y catedrático francés es la edad media y moderna, le traemos a colación a este blog sobre el movimiento obrero por su contribución a la estudio de la Revolución de las Comunidades de Castilla. 

Hecho que ocurrió en 1521, pero que merece figurar entre las luchas por la Libertad que antecedieron a las grandes luchas sociales que se dieron en los siglos XIX y XX. La Historia de los comuneros, con todo un alo de romanticismo , que en honor a la verdad el propio Pérez de encarga de desmitifica, influyeron de manera importante en la izquierda política española e iberoamericana de finales del siglo XIX y principio de siglo XX. Sólo recordar, que la franja morada de la bandera republicana que se izó en abril de 1931 en España, es en homenaje al morado comunero

Ese mismo año nacía en Francia Joseph Pérez nació en Francia. Y en 1970 se doctoró con una tesis sobre «La revolución de las Comunidades de Castilla (1520-1521)». Es catedrático de civilización española e hispanoamericana de la Universidad de Burdeos III.

Basado en dicha tesis, se difundió su magnifico libro "Los comuneros". Obra que ya es un clásico de obligada lectura para los que deseen conocer a fondo la revuelta de los comuneros. 

Las comunidades de castilla, de Maravall

En 1520 un grupo muy heterogéneo de hombres y mujeres de Castilla  se levantan contra el poder real de Carlos V iniciando una revuelta que convulsionó la península y amenazó con destruir el ordenamiento político de los Reyes Católicos. Un movimiento de gran transcendencia para todo el período moderno de nuestra historia y cuyos protagonistas forman parte de la mitología colectiva del país


El libro ayuda a alejarnos de los estereotipos que, a lo largo del tiempo, han querido mostrarnos a los comuneros como románticos liberadores del pueblo oprimido, o como poco menos que brutos y fanáticos que se oponían a la modernidad. Aunque en la obra, al igual que otros dos grandes estudiosos del tema (José Antonio Maravall y julio Baldeón) defiende al tesis que se trata de la primer revolución moderna de Europa (una prematura revolución burguesa, casi liberal) en vez de una tardía explosión social de estilo medieval. Por lo que , según el autor,  el fracaso de esta revuelta condenó a la burguesía castellana, al menos a la burguesía más industrial -que no a la comercial asentada en burgos- a un segundo plano en la vida social y económica del país.

La derrota de Villalar, al desalentar para un largo plazo una oposición verdaderamente seria, consagró el triunfo de la monarquía; la aristocracia se refugió como antes en sus dominios y se dedicó a la defensa de sus intereses económicos: la marea señorial subirá durante todo el siglo XVI e incluso por más tiempo; la burguesía, dividida y vencida, continuó su tradición invirtiendo su dinero en tierras; sus hijos abandonaron los negocios para entrar en las universidades, en los cargos públicos, en las órdenes, cuando no eran tentados por la aventura colonial o militar -Iglesia o Mar o Casa Real-; el ideal de la renta se convirtió en la principal preocupación de una sociedad, junto al ansia de consideración social -afán de hidalguía- y la obsesión de la limpieza de sangre, valores que ponen de manifiesto el desconcierto de una sociedad cada vez más apartada de la realidad.

Esta obra de Pérez abunda en datos, y detalla bien el contexto histórico, económico y social en que se produce la revuelta. Se detallan bien todas las partes de la contienda, no sólo la de los rebeldes. Muestra la complejidad de los acontecimientos, puesto que ni los comuneros eran un grupo homogéneo de personas, ni la revuelta siguió siempre la misma dirección, a pesar de mantener cierta coherencia. 


Como conclusiones del libro

1) Se trata de una rebelión urbana y basada en la incipiente burguesía textil y los gremios en contra del poder absolutista que representaba el nuevo rey y los grandes nobles exportadores de lana (que acabaron apoyando la causa realista).
2) Una rebelión concentrada en las dos mesetas pero con alguna ciudad como Murcia y excepciones como Burgos, que se paso al bando realista
3) Una rebelión que poseía un poder político representado en la junta de ciudades que consiguió hacer una esbozo de constitución queriendo acotar el poder del nuevo rey dando mas representatividad a las cortes y comunidades.
4) En algunos lugares, como en algunos pueblos de Palencia (Dueñas) la rebelión  se convirtió en una rebelión antiseñorial 



1 comentario: