miércoles, 26 de febrero de 2014

EL TRABAJO EN EL ARTE: "Los cepilladores del parquet " Gustave Caillebotte, 1875

 


Este cuadro es una de las primeras representaciones del proletariado urbano. Con frecuencia se han mostrado a los campesinos (Las espigadoras de Millet) o a los obreros del campo (Picapedreros de Courbet), en cambio, los obreros de la ciudad rara vez han sido objeto de cuadros. Al contrario de Courbet o Millet, Caillebotte, burgués acomodado, no introduce ningún discurso social, moralizador o político en su obra. El estudio documental (gestos, herramientas, accesorios) lo coloca entre los pintores realistas más experimentados.
El tema principal de la pintura era el trabajo de tres obreros que están cepillando enérgicamente el suelo de un apartamento burgués. Caillebotte muestra a tres operarios arrodillados, con el torso desnudo sobre el parqué de una habitación vacía;  el torso desnudo de los cepilladores es el de los héroes antiguos.
La composición de la escena es muy fotográfiaca; se produce una deformación del espacio, el parquet aparece inclinado.
En la pintura predominan los tonos beige-marrones-negros. La luz que entra por la puerta del balcón del fondo produce un grandioso efecto de contraluz: mientras que las franjas claras de madera ya acuchilladas hacen aparecer la luz de la puerta y la sombra de los trabajadores más obtusa.
Pero el realismo con el que se expone la escena no está reñido con una recreación compositiva de inigualable poesía donde se nos acerca al olor de la madera o a la percepción del perfecto acabado del trabajo bien hecho con una sensación de tiempo suspendido, detenido sutil y quien sabe si indefinidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario