martes, 24 de diciembre de 2013

El «Guernica» de Picasso es un Belén


El buey se transforma en un toro.
La mula se transforma en el caballo.
La Virgen destrozada, sostiene al niño Jesús en brazos, muerto por las explosiones. No es la Piedad, porque no sostiene a Jesucristo arrancado de la Cruz, sino al niño Jesús reventado por las bombas.
San José no es solamente el guerrero muerto que empuña una espada rota, es también una figurilla destrozada. Su cabeza, al igual que la mano que empuña la espada, parece más un trozo de una pieza del nacimiento que un cuerpo desgarrado.
El personaje que ilumina la escena entrando desde la ventana de la derecha es el ángel anunciador de los pastores.
Las dos mujeres que aparecen por la derecha, la mujer con la toquilla y la que eleva sus brazos al cielo, son los pastores que entran en escena en la adoración, pues se acercan decididas y desorientadas hacia la Virgen con el niño muerto.
La estrella de Oriente es la bombilla cenital estrellada que ilumina la escena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario