jueves, 26 de septiembre de 2013

4.000 trabajadores podrían morir en las obras del Mundial de Qatar

www.abc.es

4.000 personas pueden fallecer durante las obras de construcción del Mundial de Qatar. Así de cruda es la cifra que estima laConfederación Sindical Internacional (ITUC) y que ha revelado hoy el diario inglés 'The Guardian'. Doce trabajadores fallecerían cada semana, nada menos, según las dramáticas cuentas de la ITUC: 600 al año.
Esto es debido a las inhumanas condiciones laborales que sufren los trabajadores, especialmente los emigrantes, en Qatar. Según el nuevo reportaje de 'The Guardian', los obreros trabajan a pleno sol, a 50ºC, con los salarios retenidos durante meses, sin acceso agua potable gratuita, sufren hambre, viven en casas superpobladas sin ninguna condición sanitaria... Las muertes se producen fundamentalmente porfallos cardiacos y accidentes laborales, y la ITUC cree que gran parte de los obreros viven constantemente enfermos.
La ITUC se basa también en casos ya sucedidos, como el de 30 trabajadores de Nepal que pidieron asilo a su embajada para salir del país, el de otros 32 obreros nepalíes aparentemente fallecidos este verano, o las afirmaciones del embajador indio en Qatar, que asegura que 82 trabajadores de su país han muerto allí en los primeros cinco meses de 2013. Hasta ahora, se calcula que en Qatar muere más o menos un obrero al día, pero para la ITUC «la ausencia de medidas para atajar el problema y el aumento previsto del 50% en la llegada de emigrantes a trabajar hará que aumenten las muertes», en palabras de Sharan Burrow, secretaria general de la organización.
En la ITUC no tienen dudas: «Estamos absolutamente seguros de que las muertes se producen por las condiciones de trabajo y de vida». La organización pide a la FIFA que presione al Gobierno qatarí para que tome cartas en el asunto y regule con velocidad la situación de los obreros, especialmente la de los emigrantes.
Desde la FIFA aseguran al diario británico que «no hay excusa para que los trabajadores de Qatar, o de cualquier país, vivan de esa manera» y afirman estar «comprometidos para asegurar que el evento sirva como catarsis para crear mejoras sustanciosas en las vidas de los trabajadores en Qatar». Nunca la sede de un Mundial había dado tantos quebraderos de cabeza a la FIFA, desde su misma designación, pero los problemas de la federación internacional son una pequeñez en comparación a lo que se enfrentan los obreros que se intentan ganar la vida en Qatar a la luz de la Copa del Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario