domingo, 3 de marzo de 2013

Grandola, vila moerna : "O povo e quem mais ordena" "el pueblo es el que manda"

Grândola, vila morena

Terra da fraternidade

O povo é quem mais ordena

Dentro de ti, ó cidade

Dentro de ti, ó cidade

O povo é quem mais ordena

Terra da fraternidade

Grândola, vila morena

Em cada esquina um amigo

Em cada rosto igualdade

Grândola, vila morena

Terra da fraternidade

Terra da fraternidade

Grândola, vila morena

Em cada rosto igualdade

O povo é quem mais ordena

À sombra duma azinheira

Que já não sabia a idade

Jurei ter por companheira

Grândola a tua vontade

Grândola a tua vontade

Jurei ter por companheira

À sombra duma azinheira

Que já não sabia a idade

Grândola, villa morenA

Tierra de fraternidad

El pueblo es quien más ordena

Dentro de ti, oh ciudad

La Revolución de los Claveles: 25 abril 1974.





El 25 de abril de 1974, cambió la historia de Portugal. Una revuelta comenzada por un sector de los militares y secundada por el movimiento obrero portugués y gran parte de la población civil supuso el cambio de una dictadura al sitema democrático actual. La radio tuvo un curioso protagonismo en la que se denominó Revolución de los Claveles. Una canción prohibida que sufrió la censura por su supuesto mensaje subversivo y revolucionario, Grandola Vila morena , del cantante y compositor José Alfonso, fue el segundo y definitivo mensaje “cifrado” a las fuerzas militares convocadas a la revuelta. El detonante de una revolución que ocurrió la madrugada del 25 de abril de 1974 y que desde las radios tomadas por los militares sublevados se pedía a la ciudadanía prudencia y no salir de sus casas. Sin embargo mucha gente no les hizo caso, desde temprano salieron a alentar a estos militares que pronto dieron muestras de sus intenciones pacíficas hacia la población. Unos soldados pidieron a una florista claveles, la flor de temporada, para colocarlos en sus rifles y cañones. En ese momento Portugal comenzaba a conseguir la democracia. De ahí el nombre que ha pasado a la historia: la Revolución de los Claveles






No hay comentarios:

Publicar un comentario