viernes, 18 de mayo de 2012

Jorge Díaz: "no sé si Durruti estaría hoy en el 15-M"

Sergi Doria. Barcelona

Buenaventura Durruti y Francisco Ascaso, miembros junto a Juan García Oliver del grupo cenetista “Los Solidarios” son para Jorge Díaz, guionista de “Hospital Central”, dos personajes de película. En 1923, tras el asesinato en Zaragoza del cardenal Soldevila y el atraco de la sucursal gijonesa del banco de España, Durruti y Ascaso ponen el Atlántico de por medio para no caer en las manos del general Martínez Anido: en Cuba se llevan por delante al amo de una explotación de la zafra. Adjuntan al cadáver una nota: “La justicia de los errantes”.

Así titula Jorge Díaz su novela. Surgió de un comentario de Rosa Montero sobre los sindicalistas que atracaban bancos para financiar la revolución. Desde ese momento, explica, “no pude quitarme a Durruti y Ascaso de la cabeza, después de varias décadas de olvido”- Aunque sus acciones resulten moralmente reprobables, “pueden inspirar una novela de aventuras que, salvo alguna licencia literaria, se remite a los hechos históricos”.

Defensa de la clase obrera

Trabajador de la Renfe, e idealista Durruti era capaz de irse a la cama sin cenar con miles de pesetas bajo el colchón. El dinero robado no era suyo, subrayaba, sino de los trabajadores. El carácter moral de los sindicalistas de hoy no tiene nada qué ver con Durruti: “No quería convertirse en un revolucionario profesional con sueldo del sindicato: No podía defender a la clase obrera si dejaba de pertenecer a ella. Su madre decía que cuando pasaba por León, su ciudad natal, le tenía que vestir de arriba abajo porque iba hecho un pordiosero” apunta Díaz.

El autor de “La justicia de los errantes” (Plaza & Janés) ha seguido los exilios de esos anarquistas que volverían a España para poner en jaque a la República. Una ideología que tuvo en Barcelona su capital más genuina. Hay muchas formas de ser anarquista, concluye Díaz: “Puedes buscar la felicidad universal, practicar el nudismo naturista, o ser anarcosindicalista, como Durruti y Ascaso”. Si se le pregunta qué pensarían ambos del 15-M, el autor concluye que la España que ellos vivieron no tiene nada qué ver con la actual: “No sé si Durruti estaria hoy en el 15-M: el anarquismo del que yo hablo ya no existe”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario