martes, 10 de abril de 2012

Pablo Iglesias denuncia el trabajo forzado de los niños


A finales del siglo XIX se crea en españa la comisión de reformas sociales, embrión de lo que serían las sucesivas secretarias generales y ministerios de trabajo. En esta comisión, a parte de técnicos, y políticos liberales, intervienen obreros, vinculados a organizaciones socialistas y anarquistas. Todos los obreros hacen su aportación partiendo de la dura crítica a la comisión, por considerarla absolutamente ineficaz para solucionar los problemas que las mismas políticas que los organizadores de la comisión crean.
Pablo Iglesias, fundador del Partido Socialista Obrero Español
Entre las aportaciones destacan las de Pablo Iglesias
Aparte de que nosotros tenemos en nuestro programa la reducción de las horas de trabajo, para que en él pueda tomar parte la mujer sin perjudicar a tos demás trabajadores; aparte de esto. que es posible y que podríais hacerlo hoy mismo; aparte de que los niños no deben ir a las fábricas ni a los talleres hasta los catorce años, y que solo a los dieciocho deben empezar a hacer la jornada que hacen los hombres; aparte de todo esto, cabe otro remedio sencillísimo cada vez que se dé entrada a una de esas grandes máquinas perfeccionadas que tanto acrecientan la producción, debe rebajarse proporcionalmente el tiempo de trabajo, porque si entra una máquina que va a traer grandes beneficios, lo justo es que esos beneficios sean para todo el mundo, no únicamente para el poderoso
 Las reformas que yo he propuesto aquí, y algunas otras que se me hayan podido pasar, no las propondrá la Comisión, ni habrá Gobierno alguno que las acepte hoy; pero, y esto lo digo dirigiéndome a mis compañeros, esas reformas, todas las demás que las circunstancias exijan y la emancipación, que es nuestro deseo principal y que constituye una aspiración de los trabajadores que piensan y discurren, todo eso lo alcanzaremos apercibiéndonos para las dos luchas que se preparan, para la lucha económica y para la lucha política- Si nosotros, cuidándonos todos los días de nuestros intereses, llegamos a constituir, como ha dicho un socialista eminente, un solo corazón y una sola cabeza, habremos dado sepultura a los últimos restos de la esclavitud.


La clase obrera española a finales del S.XIX Comisión de reformas sociales. ZYX 1970. Pag 61

No hay comentarios:

Publicar un comentario