martes, 20 de marzo de 2012

Hace 200 años: El movimiento luddita. 1812-2012

Los ludditas fueron una última expresión de tradición gremial; pero, al mismo tiempo, figuran también entre los primeros que lanzaron campañas de agitación que finalmente se traducirían en el movimiento por la jornada de 10 horas. Sus reivindicaciones contra las máquinas miraban tanto al pasado como al futuro. Se trató, pues, de un movimiento a caballo entre la sociedad gremialista y artesanal, en proceso de liquidación, y la naciente sociedad industrial. En 1812, hace ahora 200 años el poder decretó que tanto la destrucción de máquinas como la misma toma y prestación de juramentos podían ser motivo de sentencias capitales, como así se puede ver en muchos expedientes juzgados en la Audiencia de York. Vemos por ejemplo este texto del Annual Register del 26 de abril de 1812.

Los ludditas, reacción antimaquinista del naciente
movimiento obrero


«En la tarde del viernes, alrededor de las cuatro, un numeroso grupo de revoltosos atacó la fábrica de tejidos pertenecientes a los señores Wroe y Duncroft, en West Houghton (...), y, encontrándola desprotegida, pronto se apoderaron de ella. Inmediatamente la incendiaron y todo el edificio con su valiosa maquinaria, tejidos, etc., fue completamente destruido. Los daños ocasionados son inmensos, habiendo costado la fábrica sola 6.000 libras. La razón aducida para justificar este acto horrible es, como en Middleton, el "tejido a vapor". A causa de este espantoso suceso, dos respetables familias han sufrido un daño grave e irreparable y un gran número de pobres han quedado sin empleo. Los revoltosos parecen dirigir su venganza contra toda clase de adelantos en las maquinarias. ¡Cuán errados están! ¿Qué habría sido de este país sin tales adelantos

Se trataba de un movimiento, sin organización. Sus seguidores se llamaban luditas (luddites en inglés), nombre que tomaron del semilegendario líder del movimiento, Ned Ludd , que fue el primero en romper un telar como protesta. El ludismo representaba las protestas de los obreros contra las industrias por los despidos y los bajos salarios ocasionados por la introducción de las máquinas. Estas revueltas eran desorganizadas y los obreros atentaban contra las máquinas destruyendolas.La mayoría de los ludditas eran cristianos. Los catorce ajusticiados frente a los muros de York en enero de 1813 se encaminaron a la horca entonando un himno religioso: Mirad al Salvador de la humanidad, clavado al palo de la vergüenza, cuán grande fue el amor que le llevó a  derramar su sangre por mí.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario