viernes, 9 de marzo de 2012

Huelga y conciencia obrera

De cuando las huelgas se hacían jugándose la vida. De cuando el exito de la huelga dependía de la solidaridad de los pobres. De cuando las huelgas sabían cuando empezaban, pero no cuando acababan.

Huelga en Francia 1906
Del grado de honradez en algunas de estas asociaciones obreras da fe la crónica de El Norte de Castilla sobre la huelga acontecida en Medina de Rioseco en marzo de 1904. Cuando se reparte el socorro recaudado a favor de los huelguistas uno de ellos dijo al alcalde que le descontasen una peseta que ganó llevando un equipaje a la estación, y otro que se le descontase un real de una liebre que cazó y vendió con unos amigos, ya que si habían ganado ese pequeño jornal a lo largo de la semana, era justo se lo descontasen de su parte en la ayuda recaudada a favor de los huelguistas. No parece una excepción esta generosidad, pues el pueblo había juntado hasta 3.000 pts. como fondo de ayuda a los obreros de la asociación, con el apoyo de comerciantes, industriales y propietarios para socorrer a los parados en lo más duro del invierno. Esta actitud de "templanza y cordura de los obreros" les ganaba la simpatía de sus convecinos, de modo que al fondo de auxilio para socorrer a los huelguistas aportaba hasta algunos notables de la localidad como el Sr. Marqués de Santa María con 150 pts.

 INSTITUTO DE REFORMAS SOCIALES. Miseria y conciencia.... ,125, 188, 190.

No hay comentarios:

Publicar un comentario