miércoles, 29 de febrero de 2012

VIVIENDA Y MOVIMIENTO OBRERO


                                       Inmoralidad de las condiciones de vivienda

Con el éxodo de inmigrantes de las demás provincias, sobre todo castellanas, en la cuenca minera se han habilitado hasta cuadras para viviendas (...). Se duerme aún sobre el jergón de haya en odiosa promiscuidad; yo le podría citar casos donde en un mismo lecho duerme el matrimonio, una chica de 20 años y un muchacho de 15, jóvenes hermanos de uno y otro sexo igualmente juntos y “posaderos” de dormir tres en una cama, levantándose unos para acostarse otros.
Casas de mineros.Gales.1932.


Manuel Llaneza , alcalde de Mieres y militante obrero socialista.


El trabajador propietario sin necesidad del estado

El trabajador convertido en propietario gana en dignidad, en sobriedad y buenas costumbres, porque el estímulo entra en su ánimo, y pasa en su hogar y en su jardín el tiempo que antes perdía en la taberna y en otros sitios peores. El éxito feliz de tentativas análogas a las ciudades obreras de Mulhouse, tanto en Francia como en Inglaterra y otros países, sin necesidad de subvenciones del Estado, prueba que ésta no es absolutamente necesaria y que la idea puede tener y tiene vida propia sin más recursos que los de la acción individual, acumulada y combinada por la asociación. En Lila, ciudad Industrial de Francia, por ejemplo, han imitado con el mejor éxito, sin recurrir a la protección del Estado.

Fernando Garrido. Historia de las clases Trabajadoras. IV. El obrero asociado. Zero. Madrid.1973. 84 y ss.


Contra el alquiler
La abolición de la vivienda de alquiler es así una de las aspiraciones más fecundas y más elevadas de cuantas han surgido del seno de la idea revolucionaria y debe transformarse en la reivindicación primerísima de la democracia social (…) Afirmamos sin la menor duda que no hay escarnio más terrible para toda la cultura de nuestro famoso siglo que el hecho de que, en las grandes ciudades, el noventa por ciento de la población y aún más no disponen de un lugar que puedan llamar suyo. El verdadero centro de la existencia familiar y moral, la casa y el hogar, es arrastrado a la vorágine social... En este aspecto nos encontramos muy por debajo de los salvajes. El troglodita tiene su caverna, el australiano su cabaña de adobe, el indio su propio hogar; el proletario moderno está prácticamente en el aire. (…) La vivienda de alquiler será rescatada... El antiguo propietario de la casa recibirá su valor hasta el último céntimo. En vez de representar el alquiler como ha ocurrido hasta ahora, el tributo pagado por el arrendatario al derecho eterno del capital, una vez proclamado el rescate de las viviendas de alquiler, la suma exactamente fijada y pagada por el arrendatario constituirá la anualidad por la vivienda que ha pasado a ser propiedad suya... La sociedad... se transformará así en un conjunto de propietarios de viviendas, libres e independientes.

Proudhon


VIVIENDA
Como dirigente de la UGT conocía bien la situación en la que vivían muchos de sus compañeros de militancia; y como concejal del Ayuntamiento por la minoría socialista y miembro de la Comisión Municipal del Ensanche sabía de los entresijos que hacían la vivienda cara y mala. Y las cuentas no le cuadraban.

Besteiro sostuvo siempre que las componendas entre responsables políticos, municipales o gubernamentales, de un lado, y constructores, propietarios de solares, o promotores, del otro, eran la causa principal de la especulación del suelo y de la carestía de la vivienda. "Cuando yo era concejal me he permitido decir muchas veces que el Ayuntamiento de Madrid era una máquina infernal para elevar el coste de la vida, especialmente el precio de los alquileres" , decía en 1920.E16 de enero de 1916, en uno de los periodos de mayor aumento de los alquileres, en las páginas de El Socialista, escribió un artículo sobre este tema que tituló, significativamente, "Los apaches de Madrid". Después de citar algunos datos sobre el incremento de la riqueza por lo edificado en el Ensanche, dedica estas palabras a los políticos ya los especuladoret" Saben muy bien que para adquirir riquezas hay varios caminos. Uno, el más largo y penoso, es el del trabajo. Por ese camino la mayor parte de las veces la sorprende a uno la muerte antes de llegar al fin. Otro camino, más breve, pero lleno de peligros, es el del manejo de la ganzúa y la palanqueta. Pero hay, sobre todo, un camino brillante y seguro: en él la ganzúa se sustituye con ventaja por una ley, y la palanqueta por un reglamento. Hechos la ley y el reglamento en provecho propio, ya se puede entrar con entera confianza en la morada del vecino trabajador y arrebatarle cuanto ha producido con su trabajo "1

Julían Besteiro. Citado en Patricio de BIas Zabaleta en "Julián Besteiro", Algaba ediciones 2002. Obras Completas, T.I, pAl7

No hay comentarios:

Publicar un comentario