viernes, 27 de enero de 2012

SOLIDARIDAD EN EL TRABAJO.


La fuerza colectiva, frente a la fuerza individual

Obelisco Luxor
Se dice que el capitalista ha pagado los jornales de los obreros; pero para ser exactos es preciso decir que el capitalista ha pagado tantas veces un jornal cuantos obreros ha empleado cada día. Esto no es absolutamente lo mismo que aquello; no es, pues, lo mismo pagar muchas veces el esfuerzo de cada uno que pagar una vez el esfuerzo de todos los trabajadores unidos. Pues la fuerza inmensa que resulta de la unión y la armonía de los trabajadores, de la convergencia y la simultaneidad de sus esfuerzos no la ha pagado. En efecto, doscientos obreros, que en unas cuantas horas solamente han puesto en pie el obelisco de Lucsor, construyen éste muchísimo más deprisa que un solo hombre trabajando durante doscientos días. Sin embargo, lo que el capitalista paga son sueldos individuales y no colectivos... La más pequeña industria exige la colaboración de trabajos y de talentos tan diversos, que un solo hombre no los podría poseer jamás. Es asombroso que los economistas no se hayan dado cuenta de este hecho.¡Hagamos cuentas de lo que el capitalista ha sacado del trabajo de los obreros, y de lo que él, por su parte, ha pagado!... Cuando se paga a las fuerzas individuales, no se paga la fuerza colectiva. Hay, en consecuencia, un derecho de propiedad colectiva no pagado por el capitalista al obrero»

P.J. Proudhon. ¿Qué es la propiedad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario