miércoles, 18 de enero de 2012

LAS INNUMERABLES HISTORIAS INSIGNIFICANTES QUE CONSTRUYEN LA HISTORIA



Se escribe la historia obrera sobre una trama sombría, una trama que realzan las filigranas, ya vulgares, ya brillantes, de los ideólogos. Pero el fondo es siempre el mismo: la labor de los hombres; el esfuerzo para ganar el pan cotidiano; la dificultad para mantener en equilibrio el presupuesto familiar, roto sin cesar por la enfermedad y la desocupación. Lucha contra el destino adverso. Día tras día, los trabajadores sostienen esa lucha sin brillo, que no ilumina con gloria alguna a los humildes. Su vida es oscura, a veces trágica, cuando el destino se encarniza contra ella. Oscuro es su esfuerzo, un esfuerzo mezclado con sacrificios cotidianos y con heroísmo.


El trabajo constituye la armadura de la existencia obrera. Al margen mismo de la creación artística, que prolonga la obra del artesano, irradia del esfuerzo una belleza, aunque ese esfuerzo sea el más material: porque de esos esfuerzos conjugados depende el bienestar del conjunto de los seres que viven en sociedad. La mayor parte de los trabajadores no tiene conciencia de esta belleza; en su vida, el sufrimiento le lleva infinita ventaja a la alegría.

EDOUARD DOLLEANS, Historia del movimiento obrero. 1830-1871. Zero. Algorta. 1969. 15

No hay comentarios:

Publicar un comentario