miércoles, 25 de marzo de 2015

Mujeres de la clase obrera: Mother Jones


Mother Jones
La fotografía de la viejecita de cabello de nieve y rostro angelical se contradice con la descripción que hizo de ella un fiscal norteamericano que, en 1902, la tildó de ser “la mujer más peligrosa en Estados Unidos”.

Este letrado de los patrones mineros que prohibían las reuniones sindicales, remiten a la vida plena de jornadas heroicas y trágicas que transformaron a la maestra irlandesa Mary Harris en Mother Jones
.

Mary nació en 1830, en un hogar de militantes irlandeses; conoció el exilio muy joven, cuando su familia huyó al Canadá, donde obtuvo su título de maestra. Ya en Estados Unidos, después de trabajar unos pocos meses, renuncia al estricto convento donde dictaba clases, porque “prefería zurcir que mandonear a niños pequeños” y se mudó a Chicago, donde trabajó como costurera.
En 1861 se casó con George Jones, un obrero fundidor, con quien tuvo cuatro hijos. Junto a su compañero dará sus primeros pasos en la lucha proletaria. Pero seis años después, su marido y sus hijos mueren en una epidemia de fiebre amarilla y, en 1871, un incendio destruye su casa y la fábrica donde trabajaba. Esta tragedia moldeó su personalidad: Mother Jones, organizadora sindical, una gran oradora. La socialista Elizabeth Gurley Flynn, la definió como “la mejor agitadora de nuestra época”.
Mother Jones se incorpora a la organización semiclandestina Caballeros del Trabajo, que reunía a los sectores más explotados del movimiento obrero -entre ellos mujeres, negros e inmigrantes-. A partir de 1890, se suma a los esfuerzos de los mineros para fundar su propio sindicato. En 1904, ingresó al Partido Socialista y, al año siguiente, sería la única mujer entre los veintisiete firmantes del manifiesto fundador de la Industrial Workers of the World (IWW), que llamaba a organizar a todos los obreros y obreras industriales.
Los cambios sociales y económicos que sufría EE.UU. alentaban la lucha obrera. Los empresarios se llevaban millones de dólares a costa de la explotación más descarnada de hombres, mujeres y niños. Las condiciones laborales imponían mutilaciones, enfermedades crónicas y muerte. La voz de Mother Jones repicaba en las minas y las fábricas, se amplificaba en las luchas por la jornada de ocho horas. Cuando le preguntaban dónde vivía, decía “en cualquier parte, allí donde haya una lucha”. Solía compartir las precarias viviendas con los trabajadores, las carpas cerca de las minas, sin contar las estadías en comisarías, juzgados y cárceles.
En 1912, en medio de una violenta huelga minera, organizó un gran movimiento solidario, que incluía movilizaciones de esposas, hijos e hijas de los huelguistas, para rodear y presionar a los patronos.
Luego de ser arrestada, en 1913, por denunciar las duras condiciones de trabajo en las minas, fue sentenciada a veinte años de cárcel por conspiración. Pero su firmeza hizo que el senado del estado de West Virginia investigara las condiciones de las minas. Finalmente, fue liberada y absuelta para evitar mayores repercusiones.
Mother Jones murió a los 100 años. Su última voluntad fue que su cuerpo fuera enterrado en el cementerio del sindicato minero, al que le dedicó su apasionada vida de militancia obrera. El revolucionario León Trotsky, cuando leyó su autobiografía expresó: “¡Qué indefectible devoción hacia los trabajadores, y qué elemental desprecio hacia los traidores y arribistas que se encuentran entre los ‘jefes’ obreros!”.



Autor: Celeste Murillo

http://www.solidaridad.net/noticia/8698/mujeres-de-la-clase-obrera-mother-jones

jueves, 19 de marzo de 2015

LA COMUNA DE PARIS

Hoy hace 144 años, los trabajadores de París demostraron al mundo que una sociedad se puede gobernar por los de abajo y en beneficio de la mayoría. Intento práctico de Autogestión política.



martes, 17 de marzo de 2015

Cooperación en la selva


PABLO Herreros

No es cierta la idea de que alguien con una discapacidad o enfermedad grave
no puede sobrevivir en la naturaleza. En la entrevista que el Redactor Jefe de Ciencia de EL Mundo, Pablo Jaúregui, realizó al primatólogo Frans De Waal, éste le contó la anécdota de Peony, una chimpancé anciana que padecía artritis severa. El resto de los compañeros solían cuidarla y dar comida, con lo que vivió hasta su muerte sin problema alguno. Tampoco las minusvalías, como el caso de una macaca que nació sin extremidades, impidió que llevara una vida normal con el apoyo de sus congéneres. Lo asombroso es que no sólo pasó los días como cualquier otro primate de su especie, sino que también se reprodujo y tuvo varias crías. Pero contamos con evidencias de huesos de homínidos más cercanos en el tiempo al ser humano actual. La paleoantropóloga Ana Gracia ha analizado el cráneo de Benjamín o Benjamina, un niño de Homo Heidelbergensis que vivió en en la Sima de los Huesos (Burgos) hace medio millón de años. Benjamín nació con una enfermedad en el cráneo que acelera la fisura de los huesos del cráneo mientras el cerebro sigue creciendo. Suele provocar retrasos físicos y psicológicos. En la actualidad se opera mediante cirugía en los primeros meses de vida, pero los investigadores se quedaron sorprendidos de que Benjamín hubiera podido llegar vivo hasta la edad de diez años en aquel tiempo. Alguien tuvo que cuidarle. Otro de los casos más famosos es el de la pelvis (Elvis) y las vértebras de un anciano de Atapuerca, también en la Sima de los Huesos. Se constató que sufría problemas de espalda desde joven, lo que probablemente le impedía cazar o desplazarse. Algo fundamental para seguir vivo en aquella época en la que los grupos eran nómadas para perseguir a las manadas de ciervos o bisontes. Sólo el altruismo y la generosidad
del grupo pudieron mantenerlo con vida. "Este hombre o no se movía del sitio, o usaba un bastón, o recibía ayuda de otros, si comía carne era porque otros se la daban y si se desplazaba era porque otros le asistían", cree el investigador del Centro de Evolución y Comportamientos Humanos, Alejandro Bonmati.
Los arqueólogos de la Universidad de Camberra LornaTilley y Marc Oxenham,
han contabilizado 30 casos de este tipo publicados hasta la actualidad y están
convencidos de que investigar el cuidado de la salud en la prehistoria es uno de los elementos culturales más importantes de nuestra especie y reveladores en lo que respecta a la vida de nuestros antepasados. Por ejemplo, ambos han estudiado el cuerpo de un hombre en Vietnam de hace 4.000 años con una grave enfermedad congénita llamada el síndrome de Klippel-Feil. Este hombre (Burial 9), se quedó paralizado de la cadera para abajo y las extremidades superiores desde la adolescencia. En una época y lugar donde el sustento se conseguía mediante la pesca y la caza, por fuerza tuvieron que ayudarle porque vivió diez años más después de la parálisis. No hay duda de que el trabajo en equipo y el altruismo recíproco nos han facilitado la vida desde hace millones de años. De hecho, la ayuda mutua ha caracterizado la historia evolutiva de la vida de los Homo sapiens desde sus orígenes. El matiz es fundamental, ya que muchos animales vivimos en sociedades cooperativas y el resultado de trabajo de todos es mayor que la suma individual de las partes por separado. Gracias al grupo, otros resultados son posibles.
 
sociólogo, primatólogo y antropólogo Pablo Herreros Ubalde

viernes, 6 de febrero de 2015

Raíces del pensamiento social del Movimiento obrero: Padres de la Iglesia

El pensamiento social que se va gestando en los albores del siglo XIX, y que será el eje del  naciente movimiento obrero, tuvo en el cristianismo una de sus fuentes y raíces más importantes. La figura del apóstol, del mártir, del profeta, la noción de redención social, la simpatías de Jesús interpretado como gran reformador social, las simpatía por el comunitarismo del cristianismo primitivo, la idea de revolución inspirada en la fraternidad o en el amor, la concepción de un tiempo lineal dirigido hacia un futuro de transformación radical del mundo y la realización de la utopía.. habían impregnado los discursos,los escritos así como la vida de numerosos hombres y mujeres, que empezaron a concebir su lucha sociopolítica como un misión de carácter casi religioso. 

Hasta el ateísmo y el anticlericalismo que también anidó en el movimiento obrero usaba como principal argumento contra los cristianos y la "Iglesia oficial" el que se habían olvidado de sus raíces y que su testimonio no estaba a acorde con el mensaje que albergaba su doctrina. Doctrina, que en palabras  de Gerald Brenan "contenía dinamita suficiente para hacer saltar todos los sistemas sociales existentes en Europa". El patrón de medida para juzgar la moralidad o no de los actos del otro era precisamente la fuente de la misma religión que algunos combatían. 

Fue así, como muchos textos bíblicos y la patrística fueron fuente de inspiración.
Veamos aquí un brevísimo ejemplo de esta "dinamita" contenida en la patrística. Los que nos hablan con casi 18-17 siglos de distancia, no sólo son considerados Santos por la Iglesia Católica, sino que son considerado PADRES DE ESA MISMA IGLESIA. Otra cosa es que en las iglesias, tampoco se les saque mucho a relucir... pero ¿acaso hay también algún partido de la llamada izqierda que plantee lo mismo?











miércoles, 4 de febrero de 2015

Discurso de clausura del Congreso de la CNT. 1918. Salvador Seguí

Histórico discurso de clausura del congreso de la Regional Catalan que dará comienzo a na nueva forma de sindicalismo: el sindicato de rama o de industria, que se mostrara muchísimo más eficaz que el antiguo sindicato de oficio

Salvador Seguí



Compañeros: os agradeceré un poco de silencio, lo que espero de vuestra benevolencia, porque mis condiciones físicas no permitirán, tal vez, que llegue mi voz a todos vosotros y harán que en este acto no me extienda en demasiadas consideraciones. Así pues, seré muy breve; de ello doy mi promesa.

El Congreso que tiene su coronación en este acto, lo han dicho todos los que me han precedido en el uso de la palabra y yo lo repito, es de una importancia capitalísima. Lo es porque cuando creía la burguesía catalana que la Confederación Regional había recibido un golpe de muerte; que nuestras energías se habían agotado y nuestros métodos se habían declarado en quiebra, nos levantamos más fuertes que nunca, y con una potencia y una capacidad superiores conquistamos nuestras posiciones. Es mirando a las luchas pasadas que se creía que el proletariado quedaría anémico, que no podría hacer más que una vida vegetativa, y que tendríamos que conformarnos con lo que se nos diera como una limosna.

El Congreso ha demostrado que los trabajadores de Cataluña no solamente sabrán desquitarse de los procedimientos con ellos empleados; ha demostrado también que nos han sobrado energías para ocuparnos de las cosas presentes y para discutir y preparar las cosas del porvenir.

El hecho anormal, la locura desencadenada de formas gigantescas que se ha producido en el mundo, ha despertado las conciencias y ha hecho ver la necesidad de prepararnos para las luchas del porvenir. Los problemas que han de plantearse después de la universal matanza (1), no los resolverán los gobiernos capitalistas, porque ya la conciencia de los trabajadores no permite que se les engañe. No podrán resolverlo, porque el problema es de tan difícil solución que tal vez nosotros, en este momento, tampoco podríamos resolverlo si nos exigieran la responsabilidad de ello.

No hay posibilidad humana de hacerlo segura y matemáticamente. Es muy hondo. No es una solución lo que hacen los ingleses; no lo resuelve el vincular la riqueza en el Estado, sino que hay que entregarla al pueblo que es el elemento creador de dicha riqueza. Lloyd George (2), a quien consideramos como el tipo representativo del nuevo sistema capitalista, que tiende a vincular la riqueza en el estado, sufre una gran equivocación. Las 600.000 casas que se construyen en Inglaterra para entregarlas a los obreros después de la guerra, ya es hoy una solución mezquina. Lloid George, en quien reconocemos, aunque sea nuestro adversario, una gran capacidad, fracasará. No se contentará con chozas quien ha ofrecido su vida; querra justicia y la libertad completas; rechazará la tutela del Estado. La guerra se prolonga porque la burguesía no encuentra una fórmula para terminarla. Y esto sucede lo mismo en Alemania y Austria, que en Francia, Italia e Inglaterra. Aceptemos la posibilidad de que sea cierta la expresión de Wilson (3) cuando dice que los aliados encarnan la justicia; pero esta justicia y esta libertad no son la justicia y la libertad nuestras; no son la justicia y la libertad de los compañeros de los Estados Unidos y de los trabajadores del mundo entero.

La trascencencia del Congreso radica en que nos da la posibilidad de llevar a nuestras organizaciones al máximum de su potencia. Para ello no tenemos más que poner en práctica las pautas de organización que él nos ha trazado. Cuando termine la guerra, cuando las cuestiones se resuelvan más bien por los dictados de la pasión que por los consejos del cerebro, si no representamos una fuerza inmensa, si no somos una agrupación potentísima por nuestra cohesión y por nuestra capacidad, seremos juguetes de la burguesía.

Pero si nos superamos, si conquistamos nuestra capacidad y nos colocamos en condiciones de actuar de un modo enérgico, de hacer frente a todas las posibilidades de ataque, seremos respetados, atendidos y nos impondremos.

Compañeros: pasando por encima de todo, procuremos que la organización fuerte sea un hecho para hacer frente a la burguesía catalana, a la burguesía española, a la burguesía del mundo todo.

¡Trabajadores de Barcelona que habéis sellado con vuestro entusiasmo la labor del Congreso Regional; camaradas delegados, que en representación de la Cataluña que piensa y trabaja asististeis a las tareas del Congreso cuyo epílogo hacemos esta noche aquí, yo en vuestro nombre saludo a todos los explotados de la Tierra, que, como nosotros, esperan el reino de la justicia y de la libertad!

Han concluido las tareas del Congreso.

Ha terminado el acto.

miércoles, 28 de enero de 2015

Educación y familia: Jaures

Jean Jaures (1859 - 1914)  Militante socialista francés, y fundador de la sección francesa de la internacional obrera, que se transformaría luego en el Partido Socialista Francés.
 

 

"Dentro de unos años, cuando se haya construido la mayor parte de las escuelas necesarias, mañana, cuando el Estado sea quien pague a los maestros, cuando el recuerdo de los sacrificios que han tenido que hacer los ayuntamientos y de los derechos que esos sacrificios les confieren desaparezca, ¿qué es lo que veremos? Lo temo: indiferencia de los municipios y tutela arrogante del Estado. En el futuro, los programas se discutirán muy lejos de las familias, éstas perderán todo tipo de control, incluso perderán la idea de ejercerlo. El pueblo se verá obligado a sufrir pasivamente una enseñanza que no habrá elaborado. Cuando el municipio haya cumplido todas estas obligaciones hacia el estado, cuando haya creado el número de escuelas públicas que éste exija, es necesario que siga teniendo derecho, a costa suya y sin salirse del laicismo, a instituir escuelas experimentales o nuevos programas, a probar nuevos métodos, o elaborar doctrinas más audaces. Permitid a algunos municipios la gestión de algunas escuelas independientes, y los ayuntamientos pondrán cada día a las familias frente a la educación.

21 de octubre de 1886.
 
"El coraje es buscar la verdad y decirla." "El valor consiste en buscar la verdad y decirla, en no plegarse ante la ley de la mentira triunfante que pasa y en no hacernos eco en nuestra alma, en nuestra boca y en nuestras manos de los aplausos imbéciles y los abucheos fanáticos."
 
Discurso para la juventud, 1903.
 
"No se enseña lo que se quiere; diría incluso que no se enseña lo que se sabe o lo que se cree saber: sólo se enseña y sólo se puede enseñar lo que se es."
 
Fuente: El espíritu del socialismo, Idealismo y Materialismo en el concepto de la historia.

domingo, 18 de enero de 2015

LA GENTE POBRE, de VÍCTOR HUGO

JPG - 35.3 KB
Dibujo de Víctor Hugo para los trabajadores del mar. 1894

Genial la sensibilidad de este gran autor para describir un hecho de SOLIDARIDAD, tan común ayer y hoy entre los pobres de la tierra

Es de noche. La choza es pobre, aunque segura.
Sombrío es su interior, mas algo se percibe
que irradia entre las sombras de su oscuro crepúsculo.
Redes de pescador cuelgan de sus paredes.
Y al fondo, en un rincón, una vajilla humilde,
encima de un arcón, destella vagamente,
y una gran cama adviértese, echadas sus cortinas.
Cerca, un colchón se extiende sobre unos viejos bancos,
y cinco niños sueñan en él como en un nido
de almas. El hogar donde unas llamas velan
alumbra el techo oscuro, y una mujer, de hinojos,
la frente sobre el lecho, reza y piensa, agitada.
Es su madre. Está sola. Blanco de espuma, afuera,
contra el viento, las rocas, las sombras y la bruma,
el torvo Océano lanza sus oscuros sollozos.

II

Su hombre está en el mar. Marino desde niño,
contra el siniestro azar libra una gran batalla.
Llueva o truene, sin falta ha de salir él siempre,
pues las criaturas tienen hambre. Al atardecer
parte cuando las aguas profundas van subiendo,
del dique, los peldaños.
La mujer quedó en casa cosiendo viejas telas,
remendando las redes, cuidando los anzuelos,
ante el hogar velando la sopa de pescado,
y a Dios luego rezando cuando los niños duermen.
Él, solo, combatido del mar, cambiante siempre,
se adentra en sus abismos y se pierde en la noche.
¡Qué esfuerzo! Todo es negro y frío, nada luce.
En los rompientes, entre las delirantes olas,
el buen banco de pesca y, sobre el mar inmenso,
el lugar móvil, negro, cambiante y caprichoso,
tan querido a los peces de aletas plateadas,
no es más que un punto sólo, grande como dos chozas.
Mas, de noche, en diciembre, con niebla y aguacero,
para encontrar tal punto sobre el desierto inquieto
¡cómo hay que calcular el viento y la marea,
y combinar con tino todas las maniobras!
Bordéanlo las olas como culebras verdes;
el mar tuerce y se encrespa sus pliegues desmedidos,
y hace gemir de horror los pobres aparejos.
Sueña él con su Jeannie, solo en el mar helado,
y ésta, llorando, llámalo, y entrambos pensamientos
se cruzan en la noche cual dos divinos pájaros.

III

Ella reza, y la alondra con su burlón graznido
importúnale, y entre escollos derruidos
le aterra el Océano, y mil distintas sombras
su espíritu atraviesan, de mar y marineros
llevados por la cólera furiosa de las olas;
y mientras, en su caja, cual sangre en las arterias,
el frío reloj late, vertiendo en el misterio
el tiempo gota a gota, inviernos, primaveras,
las varias estaciones; y estas palpitaciones
abren para las almas, y a modo de bandadas
de azores y palomas, por un lado, las cunas;
(las tumbas por el otro.
 
Ella medita y sueña: —“¡Oh Dios, cuánta pobreza!”
Sus hijos van descalzos en invierno y verano.
No comen pan de trigo, sólo pan de cebada.
¡Oh Dios, el viento ruge como un fuelle de fragua!
El mar bate en la costa como si fuera un yunque,
y las estrellas huyen entre el negro huracán
como un turbión de chispas por una chimenea.
Las nieves del Kilimanjaro en cartelera en cines de Barcelona
La magnífica  película francesa las nieves del
Kilimanjaro es´ta basada en el poema de Víctor Hugo
 
Es ya la medianoche, la hora en la que ésta
como jovial danzante ríe y juguetea
bajo antifaz de raso que iluminan sus ojos;
la hora en que medianoche, bandido misterioso,
de sombra y lluvia lleno y su frente en el cierzo,
toma a un pobre marino tembloroso y lo estrella
contra espantosas rocas que aparecen de pronto.
¡Qué horror!, el hombre cuyos gritos el mar sofoca,
siente ceder y hundirse la barca en que naufraga,
y mientras siente abrirse las sombras y el abismo
bajo sus pies, ¡aún sueña con esa vieja argolla
de hierro, de su muelle, bañado por el sol!
 
Estas tristes visiones su corazón conturban,
negro como la noche. Y ella tiembla y solloza.

Seguir leyendo

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El padre de la Economía, contra la lotería

Manuel Trillo



«Cuantos más billetes se compran, más probabilidades hay de perder». Hace 234 años, el escocés Adam Smith, considerado el padre de la ciencia económica, ya advirtió de la «ridícula confianza» que tienen los hombres en «su buena suerte» y que les lleva, entre otros comportamientos, a jugar a la lotería.

Un niño de San Ildefonso extrae uno de los premios en el sorteo del Gordo.
Mucho antes de que los estadísticos actuales demostraron la escasa lógica de la lotería de la ilusión que este año llevará a los españoles a gastarse más de 3.000 millones de euros en el sorteo de la loteria de Navidad, Smith ya recogió en 1776 en su célebre «Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones», más conocido como «La riqueza de las naciones», sus objeciones hacia este tipo de juegos de azar.
Como parte de su discurso sobre salarios y beneficios en los diferentes empleos del trabajo y el capital, Smith arremete: «La petulante presunción que el grueso de los hombres tiene sobre sus propias capacidades es un mal de vieja data, subrayado desde siempre por filósofos y moralistas. La ridícula confianza en su buena suerte, en cambio, ha sido menos destacada. Y sin embargo es, si cabe, todavía más universal. No existe hombre alguno que no participe de ella, si está en condiciones aceptables de salud y de ánimo».
A su juicio, en este sentido, «todo hombre sobrevalora en cierta medida sus posibilidades de éxito y la mayoría subvalora sus posibilidades de fracaso».

«No existe una lotería justa»

Adam Smith, a quien se conoce también como el fundador del liberalismo económico, cree que «el amplio éxito de las loterías demuestra que la probabilidad de ganar es naturalmente sobrevaluada». «El mundo no ha visto nunca ni verá jamás una lotería perfectamente justa, una en donde las ganancias totales compensen las pérdidas totales: el empresario de la lotería no obtendría en tal caso beneficio alguno», explica.
Más aún, añade: «En las loterías públicas los billetes realmente no valen el precio que pagan los suscriptores originales, y sin embargo se venden en el mercado por un veinte, un treinta y a veces hasta un cuarenta por ciento más. La única explicación de esta demanda es la vana esperanza de acertar alguno de los grandes premios».
El padre de la Economía, 
contra la loteríaAdam Smith, que situaba en el trabajo y no en el dinero el fundamento de la prosperidad, lleva el argumento hasta el extremo: «Para lograr una posibilidad mayor de acertar uno de los premios mayores, algunas personas compran varios billetes y otras compran participaciones en un número todavía mayor. Sin embargo, no hay proposición matemática más cierta que cuantos más billetes se compran, más probabilidades hay de perder. Si se compran todos, entonces la pérdida es segura; y cuantos más se adquieran, más se aproxima uno a esa certeza».
A continuación, Smith pone como ejemplo de este exceso de fe en la propia suerte «los muy moderados beneficios de las aseguradoras», debido, en su opinión, a que «por moderada que habitualmente sea la prima de los seguros, numerosas personas desprecian tanto el riesgo que no quieren pagarla». Otra muestra de «la esperanza en la buena suerte» es, para Smith, «la disposición del pueblo llano a enrolarse como soldados, o a hacerse a la mar».
Todo ello no es más que una base para concluir que «la tasa corriente de beneficio siempre aumenta más o menos con el riesgo», si bien no le parece que aumente «en proporción, o de forma de compensarlo totalmente». De este modo, «la presuntuosa confianza en el éxito» incita a «muchos aventureros» a oficios tan «riesgosos» como el del contrabando, «de tal forma que su competencia reduce los beneficios por debajo de lo suficiente para compensar el riesgo», aclara Adam Smith.

fuente: http://www.abc.es/20101218/sociedad/loteria-adam-smith-201012181045.html

lunes, 15 de diciembre de 2014

Concepción Arenal y la lotería

Buena parte del movimiento obrero (socialistas y anarquistas) se opusieron a los juegos de azar, incluida la lotería, por que  es contraria a la dignidad del trabajo, de ganarse el pan con el esfuerzo que nace de la nobleza del trabajo, y no de la trapacería de ensoñar con la posibilidad de enriquecerse a costa de os demás sin hacer nada. 

Estas son las palabras de la gran escritora Concepción Arenal sobre la lotería:


Sello que dedicó la II República Española
a Concepción Arenal
"No se puede adquirir en conciencia valor alguno sino por medio del trabajo, o por donación de alguno que trabajando honradamente lo había adquirido. Los demás medios serán posibles, fáciles, y para vergüenza y desgracia del mundo, podrán ser hasta legales; pero no son muy honrados. Esto es claro, sencillo, incuestionable, elemental; y siendo cierto que el dinero cobrado en virtud de un billete de lotería ni es producto de nuestro trabajo ni del de nadie, no podemos percibirlo ni apropiárnoslo y usar de él sin cierta infracción de la ley moral. La cantidad que cobramos está allí en virtud de una serie de acciones inmorales, tantas como individuos han contribuido a formarla; y en lugar de ser fruto del trabajo, es consecuencia de la culpa, que siempre la hay en pedir ganancias a la suerte sin consultar a la conciencia, y en no reparar en el desdichado conducto por donde viene aquel dinero que nos trae la fortuna"

Del libro: Cartas a un señor, de 1880

Más información;
http://latrapaceriadelaloteria.blogspot.com.es/2014/12/concepcion-arenal-y-la-loteria.html

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Anhelos de libertad

Rodrigo Lastra

El movimiento obrero, surgido a finales del siglo XVIII y principios del siglo XX no surge de la nada. Los drásticos cambios políticos, económicos y sociales acaecidos en aquella encrucijada histórica, no harán más que cristalizar una, también nueva, forma de respuesta de aquellos oprimidos, los sin poder... lo sin privilegios... que acabará convirtiéndose en ese inmenso vendaval social que fue el MOVIMIENTO OBRERO

 Y lo harán bebiendo de los anhelos de libertad, fraternidad, dignidad que se venían expresando durante siglos de una u otra manera por toda Europa. Las raíces del movimiento obrero hay que buscarlas en los precursores democráticos de las antiguas civilizaciones grecolatinas, en la fraternidad y comunitarismo que durante ya más de mil años había sembrado el cristianismo, y en las experiencias políticas de autogestión y libertad que jalonaron toda la edad Media Europea.

En este sentido, como padre que soy y que disfruto de contar cuentos e historias a mis hijos, descubrí que entre las historias que más les gustaban, estaban la de aquellos héroes medievales como Robin de los bosques, Guillermo Tell, o el Cid Campeador. Y no es que les guste a mis hijos. Algo deben de tener cuando son historias que han trascendido gen raciones, y nos han llegado a través delos siglos. Nos fascinan hoy, por que fascinaron en los siglos XII, XIII... y el pueblo las ha hecho ya inmortales.

Pero... ¿Qué tienen en común estas historias?

Reproducimos la entrada de un blog hechos para y por niños que habla de este tema:

 

http://www.menudashistoriasdegentemenuda.blogspot.com.es/search/label/EDAD%20MEDIA

  

¿Qué tienen en común el Cid Campeador, Guillermo Tell y Robin Hood?


Otras historias de más o menos la misma época que la de Robin Hood son la HISTORIA DE RODRIGO DIAZ DE VIVAR (el CID) y la HISTORIA DE GUILLERMO TELL. Son tan bien historias de hace muuuuuuchos años. Las tres de la edad media. Las tres historias tienen parte de realidad y mucha parte de leyenda. Robin Hood fue un noble inglés que se hizo bandido. Rodrigo Díaz de Vivar un caballero castellano que se tuvo que ir al destierro, y Guillermo Tell un trabajador suizo que arriesgo la vida de su hijo y estuvo en la cárcel.
Pero ¿qué tienen en común estas historias tan antiguas, que han sido tan queridas por tantas generaciones de tal manera que hoy se siguen contando, haciendo películas, libros, comics..?, ¿qué fuerza tienen, que independientemente de la realidad de los hechos que narran sus historias, estos personaje en sus países representan ya historias casi eternas? ¿Por qué, de las tantas historias de la Edad Media, estas son las más famosas?

Las tres historias son historias de personajes que se enfrentan a  los poderosos, (a los mandones)
 
* Robin, cansado de las injusticias que sufre la gente sencilla, se enfrente al mandón de turno y eso le cuesta ser considerado un bandido y se tiene que refugiar en un bosque con otros bandidos
 
* El Cid, por querer saber la verdad hace enfadar a su rey que le obliga a irse del reino y castigará a cualquiera que pretenda ayudarle.
 
* Guillermo Tell, por no querer postrarse ante el mandón de turno tiene que arriesgar lo que más quiere, disparando una flecha a la manzana que ponen sobre la cabeza de su hijo y a pesar de eso fue  a la cárcel



Con todas su cosas, todas son historias que nos hablan de valores; la DIGNIDAD, la LIBERTAD, la AYUDA A LOS DEMÁS, el SACRIFICO por algo más importante que mis propias cosas... IDEALES


viernes, 28 de noviembre de 2014

90 aniversario de la visita de Einstein a los locales de la CNT en Barcelona

 

 title=
En Cataluña las iniciativas culturales estaban a la orden del día, se fundaban nuevos ateneos como el Polytechnicum en la calle Sant Pere Més Alt y dentro de esta entidad Pau Casals constituía la Asociación Obrera de Conciertos. La Comisión de Cultura y el Patronato Escolar del Ayuntamiento de Barcelona se habían impuesto el deber de crear nuevas escuelas. La Mancomunidad y el Instituto de Estudios Catalanes dirigían la cultura con mayúsculas y la acercaban al pueblo. En esta sintonía cultural, el científico y matemático Albert Einstein, visitó Barcelona el 24 febrero de 1923. Einstein venía invitado por la Mancomunidad de Cataluña, a través de los Cursos Monográficos de Altos Estudios de Intercambio, para exponer su teoría de la relatividad. El científico llegaba a Barcelona convertido en una celebridad mundial, la prensa le calificó como el Newton del siglo XX y le comparaban con los grandes genios universales Galileo y Copérnico. La Vanguardia (25-2-1923), decía:
“Precedido de fama mundial ha venido a Barcelona el doctor Einstein, para explicar en un cursillo de conferencias su famosa teoría de la relatividad. En los Estados Unidos, en Londres y recientemente en París, alcanzó el sabio alemán ruidosos triunfos con sus conferencias dadas en las más importantes corporaciones y sociedades científicas.”
 title=El científico alemán dio la conferencia inaugural en el salón de sesiones del Palacio de la Diputación Provincial, figurando en la presidencia el presidente de la Mancomunidad y de la Diputación Josep Puig i Cadafalch, el presidente de la Comisión Municipal de Cultura Sr. Viza, el diputado a Cortes Pere Coromines y el cónsul alemán. En la sala había representantes de las entidades e instituciones culturales barcelonesas. Al día siguiente, la conferencia fue en la Escuela del Trabajo, acto que fue presidido por Josep Puig i Cadafalch, Esteve Terrades y Rafael Campalans. El cronista recogía la impresión de la conferencia y manifestaba que el conferenciante, más que un sabio, parecía un profesor que se dirigía sencillamente a sus alumnos. Terminado el acto, la comitiva que hacía de cicerone de Einstein le paseó por algunos rincones de la ciudad y acudieron al Instituto de Estudios Catalanes y el Ayuntamiento de Barcelona.
El científico no quiso abandonar Barcelona sin visitar la sede de la CNT, así, el 27 de febrero, se presentó en uno de los locales del Sindicato Único, en la calle Sant Pere Més Baix. La sala estaba llena de obreros que ya habían oído hablar del compromiso social del científico. Los viejos y jóvenes anarcosindicalistas puestos en pie rendían un cálido homenaje emocionante al sabio alemán. Albert Einstein y Ángel Pestaña conversaron en francés, y el científico hizo un elogio de los obreros catalanes:
“Vosotros -dijo- sois revolucionarios de calle y yo soy de la ciencia”.
Solidaridad Obrera (11-3-1923), que se hacía eco de la visita de Einstein a la ciudad, afirmaba que el científico había aceptado presidir el III Congreso de la Asociación Mundial Internacionalista de Esperanto y recordaba su paso por el sindicato :
“Como recordaréis, camaradas, cuando Einstein estuvo en Barcelona fue a visitar a la representación obrera en el local de la Distribución, donde pronunció un elevado discurso, contestándole Pestaña en nombre de la Confederación Nacional del Trabajo.”
La CNT, a pocos meses de su regreso a la legalidad, había demostrado ser una organización fuerte y con las ideas claras. Una organización obrera que volvía a tener en sus filas miles de afiliados. Una organización con muchos militantes curtidos en las luchas clandestinas. Entre sus principales líderes, por encima de todos, destacaba la figura de Salvador Seguí "el Noi del Sucre", el cual en la conferencia que había pronunciado en el teatro Trianón habló de los valores de la civilización naciente:
¿Cuándo será resuelto el problema social? Cuando todos los hombres se formen en el espíritu de justicia [...] Que responda siempre por nosotros la justicia y la libertad que hayamos sido capaces de forjar, que son, sin lugar a dudas, los valores que deben poner el hombre en condiciones de liberarse moralmente, físicamente y económicamente. Esta será nuestra obra, esta es nuestra obra.
(Fragmento del libro CNT. La Fuerza obrera de Cataluña de Ferran Aisa, Editorial Base, Barcelona, ​​2013).

jueves, 13 de noviembre de 2014

"La nueva ley de pobres en Inglaterra"

 

 
 
El asistencialismo, el paternalismo, siempre han ido contra la dignidad de la persona, humillando y degradando...
 
Cuando en Inglaterra se quiere solucionar el problema de los pobres desde los poderes del Estado, sin contar con los pobres, desde la buena conciencia de la clase dominante, se llega aplastar al hombre hasta extremos similares a la esclavitud, eso fueron  "Las Leyes de Pobres", que sometieron a los pobres a condiciones degradantes de una crueldad sistemática y deliberada inspirada en una ideología consciente y cruel, que consideraba al pobre inhumano, delincuente, vicioso. Contra las Leyes de Pobres, la clase obrera organizada, surgida a finales del siglo XVIII y siglo XIX en Europa, exigió el trabajo digno, el salario justo, propugnó la cultura y la libertad de asociación
La "Nueva Ley de Pobres" fue la más importante legislación sobre la pobreza desde la aprobación de las leyes de los pobres originales dos siglos antes. Sin embargo, era obsoleta desde el momento de su aprobación. También resultó ser menos efectiva de lo que habría gustado a los reformadores. La crítica principal que se repitió en incontables folletos, sermones, artículos, discursos o informes era que las leyes de los pobres estaban “pauperizando a los pobres”. Este sistema desmoralizaba a los pobres, que eran degradados a su pesar. La nueva Ley se basaba en el principio falso e inmoral de que la pobreza es un delito.
La ética paternalista ha sido caracterizada por el historiador David Roberts como “autoritaria, jerárquica, orgánica y pluralista”; estas características no siempre se presentan juntas ni en el mismo grado, sino en una combinación y de una forma o de otra.
“¿Qué tal cruel era la ley de los pobres victoriana?”. Una memorable respuesta la ofrece Oliver Twist . En el primer capítulo, publicado en Bentley´s Misscellany en enero de 1837, se describe el nacimiento de Oliver en el reformatorio, que con su primer llanto le anunció a los internos “que una nueva carga se había impuesto en la parroquia”. En el segundo capítulo se describe cómo es enviado a una sucursal del reformatorio, donde 20 ó 30 transgresores de las leyes de los pobres rodaban por el suelo todo el día “sin la carga de demasiados alimentos o demasiadas ropas” vigilados por una vieja que recibía siete peniques y medio a la semana por cada uno de ellos, pero la mayoría de este dinero se lo apropiaba. Los niños perecían de hambre, frío, descuido, y así eran “convocados al otro mundo, que se reunían con los padres que nunca habían conocido en este mundo”.
Durante 5 años The Times, mantuvo una campaña demostrando la crueldad de los reformatorios por medio de sus propias estadísticas (informó que 41% de los internos habían muerto en un reformatorio) y terribles relatos con nombres, fechas y lugares. Se ha calculado que en este compendio de los delitos de la Ley de Pobres incluye unos 290 casos de abusos relatados en 2 millones de palabras en un periodo de 5 años. Todo esto daba la impresión de ser una política inequívoca, de ser una política de abusos no casuales, ni al azar, sino de ser una crueldad sistemática, deliberada, inspirada en una ideología consciente y cruel.
Thomas Carlyle escribió la obra Chartism. Atacó la teoría “falsa, herética y condenable” en que se basaba la Nueva Ley de pobres. La Nueva Ley era saludable para restablecer lo que Carlyle creía verdaderamente necesario: no el reformatorio ni la ayuda exterior sino el mismo trabajo. El trabajo era “la misión del hombre en esta Tierra”, la primera ley de la naturaleza, el primer principio de justicia. Interpretó los salarios justos como algo que incluía el derecho de ser adecuadamente recompensados y el derecho de ser guiado y gobernado adecuadamente.
En Past and Present escribió que la Ley de pobres era una acusación de un sistema económico injusto. Ataca el principio de la oferta y la demanda, proponiendo en su lugar el principio del salario justo de un día para el trabajo cabal de un día. Apoyó la educación y la emigración, las leyes para las fábricas, reglamentos sanitarios, inspección de las minas...
Carlyle consideró el trabajo como condición espiritual del hombre y de su existencia social y materia: El trabajo es la vida. La formulación de Carlyle sobre la cuestión de la situación de Inglaterra también fue más radical. No era solo cuestión de pagar mejores salarios, ni aun de un salario diario justo por el trabajo cabal de un día, sino un sentido de justicia que iba más allá de los salarios, de las condiciones materiales y hasta de la vida y la muerte. El sentimiento de injusticia es insoportable para todos los hombres.
Cobbet, publicó artículos contra La Ley de Pobres. En 1802 editó Political Register. Se mantuvo durante más de 30 años, mientras entraba y salía de la cárcel y del país. Condenó la Nueva Ley de Pobres como una negación total de la persona, pues condenaba a los pobres a la esclavitud o a la muerte. Las condiciones eran brutales: encierro de los pobres en el reformatorio, obligados a usar un traje especial, separados de sus familias, impedirles la comunicación con otros pobres del exterior, y, cuando murieran, permitir que sus cadáveres fueran utilizados para una disección.
Uno de los periódicos radicales no autorizados que tuvo más éxito e influencia fue The Poor Man´s Guardian, nombre que era una ironía de los “guardianes” que aplicaban la Ley de los Pobres. En este periódico se mostró como con La Ley de Pobres habia empeorado las cosas, sobre todo, desde que las clases medias habían tomado el poder, porque éstas, aún más que la aristocracia terrateniente, representaban la propiedad en su forma más cruda y brutal. El periódico The Guardian atacó la Ley por ser una evidencia de la crueldad de las clases propietarias y de la miseria de los pobres, algo horrible, inhumano, sin precedentes, detestable y condenable.
Argumentaban que el problema esencial era la situación de los trabajadores independientes, al volver la ayuda peor que cualquier alternativa, la ley obligaba a los trabajadores a aceptar cualquier salario que les ofrecieran y así quedar totalmente a merced del capitalista. El problema era la pobreza y ninguna ley de los pobres, vieja o nueva, podía resolver el problema. El periódico criticó la religión de los burgueses. Les acusaban que si creían en su religión, no deberían robar y oprimir a los pobres. Y sin embrago, los burgueses creían que la religión era un simple instrumento político para mantener en sumisión a las clases útiles

Textos recogido del libro: La idea de la pobreza (Inglaterra a principios de la era industrial).
Gertrude Himmelfard.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Ángel Pestaña y el sindicalismo moderno


 Fue un anarquista contra la radicalización de la sociedad española que desembocaría en la Guerra Civil
Los años de la República fueron tan fértiles en ofrecer horizontes de esperanza en España como para frustrar las expectativas de los hombres y mujeres que podían haberlos encarnado. Al republicanismo moderado de Lerroux y al socialismo realista de Prieto debe sumarse el sindicalismo libertario de Ángel Pestaña, un ideal obrero moderno, una utopía razonada, que se estrelló contra la deriva de la CNT, el insurreccionalismo de la FAI y las servidumbres ministeriales de la UGT, y, sobre todo, contra la radicalización de la sociedad española que desembocaría en la Guerra Civil.
Pestaña es un hombre que despierta de inmediato la simpatía de los que se acercan a su trayectoria personal y sindical. Su trabajo durísimo en las minas del Norte desde los 10 años, su orfandad temprana, su inteligencia labrada en la experiencia reivindicativa y en las horas robadas al descanso nos ofrecen la materia prima de la forja de un rebelde. Pero, además, su lucidez táctica, su reproche a los anarquistas iluminados, su condena de toda violencia, su idea de una sociedad libre basada en las convicciones y nunca en la coerción, definen a un hombre para quien la injusticia nunca había de responderse con los métodos dictatoriales del bolchevismo o la brutalidad exhibida por amplios sectores del anarquismo.
En 1931, cuando ostentaba el cargo de secretario de la CNT, firmó con Joan Peiró y otros compañeros el Manifiesto de los Treinta, que fracasó no solo en su deseo de apartar al sindicato libertario de los caprichos insurreccionales de la FAI, sino también en el de constituir un sindicalismo moderno, defensor de la autonomía los trabajadores y desligado de las servidumbres tácticas de los partidos políticos. Lejos de los dictados de un reformismo al servicio del PSOE y más lejos aún de la enloquecida «gimnasia revolucionaria» del cenetismo faísta, los firmantes pretendían cerrar el paso a los que confundían la revolución con «jugar al motín, a la algarada». Urgían a depurar la CNT de todos los que, en sus sueños revolucionarios, daban la espalda al «hondo sentir del pueblo», para seguir en sus movimientos a unos individuos que «se convertirían en dictadores al día siguiente de su triunfo».

Calumniado por Montseny

Las verdades como puños del documento, junto con los esfuerzos de moderación desplegados por Pestaña, llevaron a sus firmantes a la expulsión. Aquel extenso y precioso patrimonio del obrerismo español fue capturado por una secta sin escrúpulos. Federica Montseny se permitió, incluso, calificar de delincuentes, de traidores comprados por la patronal y de lindezas por el estilo a quienes habían dedicado muchos más horas que ella a levantar la CNT. Todo porque los que, de verdad, se habían partido el pecho por crear un sindicato de libre asociación de los trabajadores no estaban dispuestos a sacrificarlo en el altar de la chulería pistolera y la soberbia elitista que lo llevarían a la inoperancia y el descrédito, hasta el punto de quebrar para siempre la fuerza de la tradición libertaria en España. Lo que podía haber sido cuna de un sindicalismo de acción directa, sin interferencia ministerial, independiente de intereses partidistas y liberado de los arrogantes criterios de una elite revolucionaria, se frustró en las agitaciones sociales que llevaron a la tragedia de 1936.
Pestaña ni siquiera logró el acuerdo con algunos de los compañeros del Manifiesto, en especial Joan Peiró, uno de los sindicalistas más inteligentes y honestos que la CNT proporcionó a la historia universal del movimiento obrero. Su proyecto de una organización política laborista a la española, el Partido Sindicalista, no consiguió agrupar más que a algunas figuras secundarias de los grupos opuestos a la FAI a comienzos de 1934. Tampoco el debut de la nueva formación sirvió para abrir un debate entre la tradición apolítica libertaria y los partidarios de crear un espacio de intervención institucional que pudiera compensar el monopolio del socialismo marxista. Bien que habrían de lamentarlo, después, quienes consideraron una de las mayores debilidades del Frente Popular la ausencia de una representación disciplinada de trabajadores sin ataduras al PSOE o el PCE. La cultura obrera con mayor arraigo en la España del primer tercio del siglo XX quedó al margen de la dirección gubernamental de la zona republicana durante la Guerra Civil y en perpetuo estado de ambigüedad, que ni siquiera evitaría a los exquisitos ortodoxos del anarquismo de 1931 vestir la púrpura ministerial en 1936.

Fraternidad y no odio

Año y medio después del estallido de la Guerra Civil, la posibilidad de que Pestaña pudiera influir de nuevo en la CNT se malograría por el agravamiento de su delicada salud y por una muerte prematura. En sus últimos meses de vida hizo ingentes llamamientos a la unidad de los trabajadores y a la lucha contra la influencia del comunismo. Los hizo, también, a la necesidad de proteger a las clases medias, en cuyo maltrato veía una de las causas del ascenso del fascismo en Alemania. No sabemos si habría logrado recuperar alguna influencia en la CNT o si la muerte le ahorró la agonía de contemplar, impotente, su desguace y envilecimiento. Lo que sí sabemos, lo que podemos recoger en este largo examen sobre la idea de España, es lo que Pestaña escribió en 1933 en «Lo que aprendí en la vida», uno de los testimonios más conmovedores sobre la peripecia vital de un obrero entregado a la suerte de los humildes sin asomo de rencor ni brizna de jactancia : «La dictadura proletaria nos conduciría a caer en los mismos vicios que año tras año venimos combatiendo. Porque no es el odio quien debe guiar nuestro pensamiento, sino la fraternidad. Y a los que trabajamos por una sociedad mejor ha de guiar nuestro pensamiento la idea de justicia y de equidad, y no la idea de imposición o de la fuerza brutal que somete, pero que no convence».