sábado, 30 de enero de 2016

Cronología: Utopias Precursoras del Movimiento Obrero

1516: Se imprime en Lovaina la primera edición latina de la Utopía,de Tomás Moro (1478-1535), con el título: De optimo Reipublicae Statu deque nova insula Utopia libellus. Moro será Canonizado por la Iglesia Católica 4 siglos después, en 1935




1525: Es ajusticiado en Sajonia el monje Thomas Müntzer nacido hacia 1467), teórico del comunitarismo.

1602: Tomás Campanella (1566-1639), dominico calabrés, redacta en la cárcel La ciudad del Sol, que no será editado hasta 1623, en Frankfurt.


1623-1624: Francis Bacon /1561-1626) publica la Nueva Atlántida.





1700-1730: El cura Meslier (1664-1729), sacerdote francés redacta su Testamento, del cual editará extractos Voltaire en 1762, mientras que d´Holbach publicará El buen sentido del cura Meslier (1772)



1754: Jean Jacques Rousseau (1712-1778) publica el segundo Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres; posteriormente publicará el Contrato Social (1762)


1758: Gabriel Bonnot de Mably, El diácono y abate Mably, natural de Grenoble, publica los Derechos y deberes del ciudadanos, donde aboga por la tolerancia y la revolución como medio para luchar contra la esclavitud

1769: Dom Léger-Marie Deschamps (1716-1774), benedictino y rousseaniano, publica las cartas sobre el espíritu del siglo y El verdadero sistema, o clave del enigma metafísico y moral. Su concepción igualitaria y anti-colonialista sorprendio e influenció a enciclopedistas como Diderot

viernes, 15 de enero de 2016

500 años de utopía

Este años 2016 se cumplen 500 años de la publicación el libro Utopía de Santo Tomás Moro. Precursor del socialismo primigenio (llamado precisamente utópico) y de otras utopías  con las que tanto soñó el movimiento obrero. Veamos algún elemento del autor y de la obra:



La palabra utopía a día de hoy es usada en español, inglés y multitud de otros idiomas para referenciar lugares, sociedades o ideales considerados como inalcanzables. Buscando la etimología de la palabra, tenemos que irnos al griego antiguo, donde utopía significa literalmente no lugar. Entonces, ¿de donde sale la acepción moderna? Eso se lo tenemos que agradecer en exclusiva a una persona y un libro.

I: Thomas More
Thomas More, también conocido por los castellano hablantes como Tomás Moro, nació el 7 de febrero de 1478 en Londres. Desde joven estuvo muy ligado a la iglesia católica, y si bien nunca optó por ordenarse como sacerdote o ingresar como monje en algún monasterio, sí pasó largas temporadas dentro de los monasterios y conventos como laico. Gracias a ello recibió una formación envidiable para la época.
Su educación le permitió ser un humanista, filósofo, político, teólogo, pensador y escritor admirable, y todas esas facetas se juntaron al escribir De optimo rei publicae statu deque nova insula Utopia (Del estado ideal de una república en la nueva isla de Utopía), un libro en el que habló sobre la Inglaterra de su época, y la comparó con la sociedad que vivía en una isla ficticia a la que dio el nombre de Utopía.
Si bien el nombre de la isla ha trascendido hasta nuestros días como sinónimo de algo perfecto, ideal e inalcanzable, Thomas More nunca lo expresó directamente en su libro. La descripción que hace More de Utopía en la segunda parte del libro es exhaustiva, y aún a día de hoy sigue llamando la atención por los conceptos tan innovadores que tuvo para la época en la que se escribió.

II: Utopía
El origen de la isla de Utopía, a diferencia de todas las islas conocidas en la época, era artificial. El rey Utopo ordenó cavar una fosa con la que dio forma de media luna a la isla. Entonces, dividió la isla en 54 ciudades-estado, nombrando capital a Amaurota. Pero la grandeza del libro no está en la isla en sí, sino en los conceptos innovadores de su sociedad.

En la isla de Utopía no existía el concepto de propiedad privada. Todos los bienes de la comunidad se guardan en almacenes, y la gente va pidiéndolo a medida que los necesita. Además, todo el mundo tiene derecho a una casa, que es igual para todos los habitantes de la isla.

 

Todos los habitantes de la isla, independientemente de su sexo, han trabajar como agricultores en el campo. El resto del tiempo lo dedicarán al trabajo para el que hayan elegido ser formados. Todos los habitantes visten el mismo tipo de ropa, sin ningún tipo de atributo que pueda marcar la más mínima diferencia entre unos y otros.

Cada habitante de la isla podía elegir cuando poner fin a su vida, pudiendo ser ayudado para ello por cualquier otro habitante. El divorcio está permitido, pero no así las relaciones prematrimoniales o extramatrimoniales, las que son penalizadas con el celibato forzado por el resto de la vida. Los hospitales son gratuitos para todos los habitantes.

 

Cualquier habitante de la isla puede elegir su propia religión, y a qué dios adorar. La única norma relativa a las creencias es respetar las creencias del resto. Incluso el ateísmo está permitido, aunque la sociedad desconfía de él, ya que al no creer en nada después de la muerte, el miedo al castigo eterno no puede pararlos de romper las normas de la comunidad. Incluso todos los habitantes de Utopía comparten los mismos rezos válidos para todos los dioses.

 

El líder era elegido por los habitantes de la isla, aunque sólo pueden votar los hombres mayores de edad. Entre cada 30 familias, eligen a un sifrogrante. Todos los habitantes de una ciudad eligen a cuatro candidatos. De entre estos cuatro candidatos, los 200 sifrograntes de la ciudad eligen al príncipe, que se convertirá de forma vitalicia en el máximo mandatario de la ciudad. El príncipe sólo puede perder su cargo en caso de que se demuestre que es un tirano.
(...)

martes, 12 de enero de 2016

Una revuelta social “como es debido”: Los Irmandiños


Castillo de Sandías,Orense.
Castillo de Sandías,Orense.
Enlazamos un artículo interesante sobre una de las revueltas antiseñorilales de la baja edad media, que una vez ponen de manifiesto la voluntad del pueblo llano de rebelarse contra los abusos e injusticias:

http://queaprendemoshoy.com/una-revuelta-social-como-es-debido-los-irmandinos/
Por Mariola Fernández
La resistencia antiseñorial  es una forma de conflictividad social que se manifestó en la Europa medieval. Las revueltas bajomedievales no pretenden una transformación radical de las estructuras (políticas, sociales o económicas), buscaban la defensa de los intereses generales  del pueblo y se debían a  diferentes reivindicaciones. Se produjo en varios periodos, tal y como aparece en diversas fuentes. Esta lucha estaba inscrita en la estructura de la sociedad medieval, y afectaba a todos cuantos se encontraban bajo la jurisdicción señorial, tanto si habitaban en pueblos como si vivían en núcleos urbanos. Eran de amplio carácter, desde luchas  limitadas a una única aldea hasta revueltas que afectaron a regiones muy extensas, por lo que cada movimiento ha de analizarse en su contexto y por separado.
Estos movimientos perseguían unos objetivos que solían ser, en general, defensivosSe protestaba para poner coto a los abusos de los nobles, exigir el cumplimiento de los fueros y privilegios que habían jurado guardar, imposiciones de naturaleza fiscal, o evitar caer en la dependencia señorial por parte de las villas de realengo (calificación jurisdiccional que tenían los lugares dependientes directamente del rey). Con frecuencia los integrantes de las luchas antiseñoriales eran grupos heterogéneos (campesinos, pequeña burguesía, hidalgos), por lo que esto se traducía en contradicciones internas que les llevaban al fracaso. (1)
Uno de los conflictos sociales más característicos en la Corona de Castilla fueron las llamadas “Revueltas Irmandiñas”, enmarcadas en la Galicia del siglo XV. No han sido muy tenidas en cuenta por la historiografía y se han teñido de muchas connotaciones. Cuenta con la peculiaridad de haber formado una institución con el beneplácito del rey (Santa Hermandad) que llevó una lucha organizada, todo lo contrario a lo que se sucedió en otros lugares, y mitificó la historiografía y la literatura del siglo XIX.
Recreación—n de la revuelta irmandiña en la Edad Media Gallega
Recreación— de la revuelta irmandiña en la Edad Media, Galicia
La denominación de “Irmandiños” se debe a la historiografía del siglo XX, que tradujo  este término de la palabra “hermandinos”. La documentación actual lo identifica como una institución, correspondiente a la “Santa Irmandade do Reino de Galicia”, y a sus integrantes los describe como “pueblos y gente común” (los textos medievales denominaban así a los grupos populares), incluso en algunos casos con la palabra “hermanos”. Será en la novela “Los Hidalgos de Monforte” (1856), de Benito Vicetto, donde se les llamará  “los hermanos de Galicia”, además dar un carácter de leyenda. (2)
La crisis del feudalismo en toda Europa llevó al rey a apoyarse en las ciudades  y el vulgo frente a la levantisca nobleza. Las “hermandades” se constituían para garantizar el orden público en tiempos de anarquía. Se trataba de grupos, pagados por los concejos,  creados con la finalidad de establecer una fuerza armada para defender a los pueblos de los ataques de los nobles turbulentos y perseguir a los bandidos. Lo singular  de la hermandad gallega de 1467 está en la convicción colectiva de que el desorden venia de los señores.
Los antecedentes a la gran revuelta de 1467, aparecen  en la “Hermandad Fusquenlla”. Se formó en el año 1431, en las tierras del señor de Andrade, por la extrema dureza con la que Nuno Freire de Andrade  trataba a sus vasallos. La revuelta se inició en las comarcas de  Pontedeume y Betanzos, pero se extenderá por los obispados de Lugo y Mondoñedo, además de Santiago de Compostela. Roi Xordo, un hidalgo de baja estirpe de La Coruña, dirigió las tropas de la “Irmandade Fusquenlla”Estos conflictos,que se producían entre campesinos y señores en la Galicia rural, eran un reflejo de la crisis del feudalismo, agravada por la codicia de la nobleza. Ésta impuso una nueva servidumbre a la gente común (impuestos), que también arremetía contra los burgueses, la baja nobleza, los eclesiásticos y los oficiales reales.
Este resentimiento se transformó en una rebelión justiciera en 1467, contra los malos usos que la gente común recibía desde las fortalezas (símbolo del poder nobiliario), unido a una serie de años de malas cosechas y pandemias. Tal revuelta conllevó terminar con el sistema de fortalezas construido entre los siglos X al XV, y la tendencia a romper el vasallaje, aprovechando el vacío de poder generado por la guerra civil en Castilla (Enrique IV contra el príncipe Alfonso) y la resolución colectiva de no vengarse de los señores derrotados. (3)

Enrique IV de Castilla
Enrique IV de Castilla, ante las confrontaciones con la alta nobleza, permitió  la formación de la “Hermandad general” de Castillaque integraba el Reino de Galicia, demandada por las ciudades que eran leales a su persona, y firmó una “capital carta”, el 6 de julio de 1467, en la que aprobaba y legalizaba la destrucción de los castillos, además de pedir la rendición de los castillos asediados. Servirá de referencia para la implantación de una justicia pública en Galicia, así como para en el resto de la Corona de Castilla a partir de 1480, con la denominada “Santa Hermandad”. En compensación, los irmandiños se mantuvieron a su lado, contribuyendo a la derrota final, en la guerra civil castellana de 1468  contra el príncipe Alfonso y la nobleza.
Hoy utilizar el término de “guerra irmandiña” sería un error para referirse a los hechos producidos en Galicia en 1467, porque, aparte del enfrentamiento militar, la violencia del pueblo se concentró  en las fortalezas. Hay que mencionar el hecho de que la Iglesia gallega y la monarquía castellana apoyaron el levantamiento. Esto fue debido a que las primeras víctimas de la refeudalización (proceso histórico de vuelta al feudalismo) del siglo XIV fueron los monasterios y las catedrales. (4)
Entre marzo y abril de 1467 se constituye la “Santa Hermandad  del Reino de Galicia”, tras convocarse la “Xunta de Melide”.Tras la elección de alcaldes y los justicias mayores se formaron ejércitos milicianos de ámbito regional que se juntaban para acometer asedios o batallas grandes. Todo el mundo tenía armas en casa y experiencia militar en los ejércitos feudales,además de contar las villas con maestros armeros, por lo que son un error las representaciones de los “irmandiños armados” de útiles agrícolas. El 25 de abril de ese mismo año se produce el derrocamiento de la primera fortaleza (el Castillo Ramiro, cerca de Orense).
Los protagonistas de la sublevación fueron gentes de todas las clases sociales. Eran, en su mayoría, campesinos, pero también se encontraban villanos, la minoritaria burguesía urbana, que llevó la dirección política de la revuelta, artesanos gremiales, pescadores, etc. Los caballeros irmandiños destacaron, en su función militar, como capitanes  de la Santa Hermandad, mientras los alcaldes y justicias mayores (denominados “varas de justicia”) dirigían los asaltos a las fortalezas. Hubo líderes muy reconocidos,como Joan Branco, notario de Betanzos, Joan Domínguez era cambiador,  Sueiro de Noguerol, comendador hospitalario, oFernando del Pulgar,  que fue escribano de Enrique IV, etc. En cuanto a símbolos, no se conocen representaciones de ellos, sólo las descripciones  recogidas por la tradición oral, como por ejemplo los “bastones de mando” o “varas de justicia” de los alcaldes (decorados por una saeta, proyectil/arco) y de bandera una sábana blancaEl único grito de combate era “¡Viva El-Rei!”, el resto que aparecen son invenciones literarias del siglo XIX. (5)
La Galicia irmandiña fue todo un reto, que sobrevivió  hasta 1469 con sólo la autoridad que ellos mismos se dieron. La acción irmandiña fue ejemplar en la administración de la justicia, la seguridad de los caminos y también en la anulación del poder feudal.

Mapa del desarrollo del enfrentamiento en Balmalige 1469
En la primavera de 1469 tres ejércitos señoriales (encabezados por Pedro Madruga, el Conde de Benavente y el arzobispo Fonseca, y el Conde de Lemos)  entraron en tierras gallegas desde tres frentes diferentes, y en Balmalige, cerca de Santiago, vencen alejército irmandiño, dirigido por Pedro Osorio. Tras este enfrentamiento se dan algunas batallas en los denominados castros o  en campo abierto, pero estas luchas fueron favorables a la caballería nobiliaria. Mientras las ciudades amuralladas continuaron siendo bastiones irmandiños, siendo inaccesibles para los señores. (6)
Las razones del éxito de la “Revuelta Irmandiña” se debieron a que los señores se vieron obligados a pactar, debido a  su impotencia militar contra las ciudades amuralladas irmandiñas, el espíritu de resistencia campesina, que hizo imposible la reedificación de las fortalezas y el carácter masivo de la revuelta  invicta de los vasallos en 1467, por lo que no se tomaran represalias tras Balmalige. La pacificación conllevó un cambio en las formas de dominación rural, supuso el fin del régimen feudal medieval en Galicia y el paso a la Galicia de los pazos y de la hidalguía rural.
En colaboración con QAH|El Reto del Bardo
Vía| BARROS, C.: “Lo que sabemos de los Irmandiños”. Revista Clío y Crimen, nº3, Universidad de Santiago de Compostela, 2004. (2) (4) (5)
BARROS, C.: “Mentalidad justiciera de los Irmandiños, siglo XV”. Ed. Siglo XXI, 1990. (3)
DEVIA, C.: “La violencia en la Edad Media: la rebelión irmandiña.” Academia del Hispanismo, 2009.(6)
VALDEÓN, J.: “Los conflictos sociales en el Reino de Castilla en los siglos XIV y XV”. Ed. Siglo XXI, 1975. (1)
VALDEÓN, J.: “El Chivo expiatorio. Judíos, revueltas y vida cotidiana en la Edad Media.” Ed. Ámbito, 2000.
Más información|La Gran Revuelta Irmandiña: un ejemplar episodio de nuestra Historia Leer más: Historia: La Gran Revuelta Irmandiña: un ejemplar episodio de nuestra Historia

martes, 1 de diciembre de 2015

Carta de Rosa Luxemburgo a Leo Jogiches

Carta de Rosa Luxemburgo a Leo Jogiches, en uno de sus infatigables viajes por toda Europa extendiendo el Ideal

París, 5 de abril de 1894. Jueves noche
Edición de Voz de los sin Voz, donde se recoge esta correspondencia

Mi amor más querido

Aquí estoy en casa (o sea en el hotel), sentada en la mesa y tratando de ponerme a trabajar en la proclama. Querido mío ¡No tengo ganas! La cabeza me duele y me pesa, el barullo y el ruido espantoso de la calle ; esta pieza abominable! Quiero estar contigo ¡No pudo más! Piensa por lo menos dos semanas más, porque este domingo no puedo preparar la conferencia a causa de la proclama; tendré pues que esperar hasta el otro domingo. Además la conferencia rusa, después la visita de Lavrov.

Querido ¿cuándo terminará esto?... comienzo a perder la paciencia, no se trata del trabajo ¡sino únicamente de ti! ¿Por qué no has venido a buscarme aquí? Si te tuviera conmigo...ningún trabajo me asustaría. Hoy en lo de Adolf, en medio de la conversación y de los preparativos de la proclama, sentí de golpe en el alma tanta fatiga y tanta nostalgia de ti que casi grite en voz alta. Tengo miedo de que el antiguo demonio me asalte de pronto el corazón y me conduzca una noche a la estación del Este. Para consolarme imagino el momento en que silbe la locomotora, en que diga hasta pronto a Jadzia y a Adolf, en que el tren por fin se mueva: el momento en que vaya a tu encuentro. Ah Dios mío me parece que toda la cadena de los Alpes se extiende entre mi y ese instante.

Querido cuando esté cerca de Zurich, cuando me estés esperando, cuando por fin descienda del vagón, estarás en la puerta entre la multitud y no podrás venir corriendo hacia mi ¡ pero yo correré a tu encuentro! Pero no nos besaremos enseguida, ni nada, porque eso no haría más que arruinar todo, porque no expresaría nada de nada. Solamente nos apresuraremos para llegar a casa y nos miraremos y nos sonreiremos. Ya en casa... nos sentaremos en el sofá y nos abrazaremos uno al otro... y yo me desharé en lágrimas como ahora.
¡Querido! ya es bastante ¡quiero que termine más rápido! No puedo más mi amor. Por desgracia temiendo en allanamiento destruí por lo que pudiera suceder tus cartas y ya no tengo nada para consolarme!
¡Si supieras lo bien que escribes en polaco! Tu proclama me gusta mucho, salvo algunas palabras. Si ese alcahuete está en Zurich, trata de verlo y de extirparle el maldito nº de LA CAUSA.
Recibí el dinero, los libros y las cartas. Trabajo en la proclama. Cuídate y escribe. Envíame las tarifas de ATENEUM y los recortes que tenía Janek
Besos sinceros


Rosa

lunes, 2 de noviembre de 2015

Militancia socialista y cristiana

En el 9º aniversario de la muerte de Julián Gómez del Castillo solidaridad.TV presenta esta entrevista realizada en 1995 sobre su vida militante, primero como socialista en su juventud y después como converso cristiano en las distinas organizaciones donde estuvo (HOAC, ZYX, MOA, MCC y SAIn).

http://solidaridad.net/julian-gomez-del-castillo-militancia-cristiana-y-socialista-entrevista/

Mujeres de la clase obrera: Mother Jones.

El pasado verano llego a mis manos el libro sobre Mamma Jones, un gran militante del movimiento obrera estadounidense. Un buen libro. Y una buena amiga, cuyo blog  recomiendo vivamente
http://convistasalhorizonte.blogspot.com
ha extractado las siguientes citas:
  •  "Pido al presidente, en nombre de los sufrimientos padecidos por estas criaturas, la abolición de esta esclavitud. Y diría al presidente que la prosperidad de la que tanto presume está edificada por los ricos sobre la miseria de los pobres."
  • "Pregunté una vez a un prisionero por qué había sido detenido, me dijo que por robar un par de zapatos; yo le contesté que si hubiera robado una vía ferrea ahora sería seguramente el presidente de los Estados Unidos."
  • "Creo que no hay militante obrero que haya visto tanta violencia como yo. He visto a los obreros consumirse en el trabajo y envejecer prematuramente. He visto cómo los encarcelaban y ejecutaban cuando protestaban. Podría contar, sin acabar nunca, historias de persecución y actos de heroísmo como no se han dado en ningún campo de batalla."
Mother Jones
  • "Siempre he aconsejado a los obreros que leyeran. Toda mi vida he recomendado estudiar las obras de los grandes escritores que han tenido el ánimo de intentar hacer un mundo mejor para aquellos que sufren."
  • "El parlamento Wilson me preguntó dónde vivía.-Vivo en Estados Unidos -dije-, pero no sé exactamente dónde. Mi hogar está allí donde se lucha contra la opresión. Tanto en Washigton, Colorado, tanto en Pennsylvania, Arizona, Texas, Minesota. Mi hogar es como la suela de mis zapatos. Siempre va conmigo. 
  • "Creo que no hay militante obrero que haya visto tanta violencia como yo. He visto a los obreros consumirse en el trabajo y envejecer prematuramente. He visto cómo los encarcelaban y ejecutaban cuando protestaban. Podría contar, sin acabar nunca, historias de persecución y actos de heroísmo como no se han dado en ningún campo de batalla.
  • "Los corazones de los hombres son duros. Son indiferentes. Todo el carbón no sería suficiente para reblandecer al mundo. El mundo es indiferente a la suerte de los que arriesgan su vida y su salud en las profundidades de la tierra; los que cavan en la agobiante oscuridad de las galerías con la única luz de una linterna adosada a sus cascos que apenas les aclara el camino silencioso: de aquellos cuyas espaldas están curvadas por el trabajo, que les duelen hasta los huesos, cuya única felicidad es dormir y su único reposo la muerte."
  • "A pesar de los explotadores, a pesar de los jefes que traicionan, a pesar de la inconsciencia que todavía tienen los trabajadores de su propia miseria, la causa obrera va adelante. Poco a poco verá disminuir su jornada laboral, que le permitirá tiempo para leer y reflexionar. Poco a poco su nivel de vida se elevará para incluir un poco de la belleza del mundo. Poco a podo el futuro de sus hijos se confundirá con el futuro del país. Poco a poco aquellos que producen la riqueza podrán gozarla. El futuro está en las manos rudas del proletariado."

martes, 20 de octubre de 2015

Cipriano Mera: testimonio contra el odio

Testimonio militante de un padre a un hijo.

Libro altísimamente recomendable:

Con Toda probabilidad me ejecutarán. Más o menos como a mí, sin ningún cargo justificado, han estado fusilando hasta ahora por carros, y no hay motivo para esperar el menor cambio de proceder. Será una injusticia más y tendrás que tomar conciencia de ella y sobreponerte al dolor. Deberás ayudar a tu madre y pensar en el futuro sin odio, porque éste no conduce a ninguna parte. Tu padre, que es como sabes, víctima del odio por haber consagrado su existencia al establecimiento del fraternidad universal, te recomienda por y sobre todo no odiar a tus semejantes…

Cipriano Mera, militante obrero. Palabras a su hijo Floreal en 1940 tras ser condenado a muerte. 

Guerra, exilio y cárcel de un anarcosindicalista. Ruedo Ibérico. Chatillon sous Bagneux. 1976.

martes, 29 de septiembre de 2015

El anarcosindicalismo catalán no era independentista

Reproducimos interesante artículo publicado en el periódico Diagonal
https://www.diagonalperiodico.net/la-plaza/anarcosindicalismo-catalan-no-era-independentista.html
El anarcosindicalismo catalán no era independentista
El autor discute las recientes interpretaciones sobre una tendencia independentista dentro de la CNT catalana hechas a partir de una conferencia del dirigente obrero Salvador Seguí.
, Mauricio Basterra es el seudónimo de un historiador anarcosindicalista 
Quemades, Seguí y Pestaña, sindicalistas
de la CNT
Con la proximidad de las elecciones catalanas hemos podido comprobar el poder que los referentes históricos tienen para justificar las posiciones ideológicas presentes. Y para poder llegar a esos cometidos no se duda en ningún momento en manipular, malversar o malinterpretar algunas posiciones. Algo que en el nacionalismo es muy usual.
En una entrevista a David Fernández, candidato de las CUP (Candidatures d´Unitat Popular), se puso a Salvador Seguí, el “Noi del Sucre”, como ejemplo de la búsqueda de la independencia de Cataluña por un discurso que dio en el Ateneo de Madrid en octubre de 1919. Otras aportaciones han repetido la idea también en las páginas de DIAGONAL. El texto extraído decía así: “Que se dé, no ya la autonomía, que está después de todo es aceptable; que se dé incluso la independencia a Cataluña, y ¿sabéis quienes serían los primeros en no aceptar la independencia de Cataluña? Nosotros, no; de ninguna manera. Nosotros nos entenderíamos muy bien y pronto con la burguesía catalana. ¿Sabéis, repito, quienes serían los primeros en no aceptar la independencia de Cataluña? Los mercaderes de la Liga regionalista; la misma burguesía catalana que está dentro de la Liga regionalista, sería la que no aceptaría de ninguna manera la independencia de Cataluña”. Analizando el párrafo se puede llegar a la conclusión que Salvador Seguí, figura indiscutible de la CNT en ese momento, era partidario o no vería con malos ojos la independencia catalana. Así se puede formar la idea de que el anarcosindicalismo tuvo una variante independentista en Cataluña.
Recurrí a mi biblioteca donde tenía transcrito el texto completo de Salvador Seguí en el Ateneo de Madrid. En 1919 tanto Salvador Seguí como Ángel Pestaña dieron una serie de conferencias en Madrid donde departieron del sindicalismo y del terrorismo patronal en Barcelona. Al leer la conferencia completa de Seguí se puede entender lo extrapolada y fuera de lugar que queda la argumentación del dirigente de las CUP o posteriores políticos que recurrieron a Seguí para justificar sus ideas. En esa misma conferencia Seguí dice textualmente lo siguiente: “En Cataluña –hay necesidad de decirlo así – existe otro problema que el nuestro, y este he dicho ya anteriormente, no es el problema de Cataluña que es de España y es universal. En Cataluña no hay problema catalán, porque allí solamente siente ese problema la burguesía organizada, que está bajo los auspicios de la Liga regionalista”. El epígrafe que encabeza la conferencia reza de forma contundente: "En Cataluña no hay otro problema que el del proletariado". En aquellas interesantes conferencias tanto Salvador Seguí como Ángel Pestaña quisieron demostrar lo siguiente: El problema que existía en el proletariado catalán era el problema que había generado el capitalismo. En aquellos momentos esa burguesía catalana, que defendía la independencia de Cataluña, apoyaba al Fomento del Trabajo y veía con buenos las políticas de represión contra el movimiento obrero que se estaba llevando a cabo por parte de los gobernadores civiles, militares, el Sindicato Libre de la patronal y la propia Corona de España. Un pistolerismo que llevó a Salvador Seguí a ser asesinado en 1923. Asesinato aplaudido por Cambó y los regionalistas.
Quizá escogió mal ejemplo el miembro de la CUP para poder reivindicar la independencia de Cataluña desde posiciones de izquierdas. El anarcosindicalismo nunca fue partidario de la independencia de Cataluña. Se da la situación de que la organización más poderosa del movimiento obrero catalán era la CNT, que apenas tenía sentimientos nacionalistas. Muy por el contrario los nacionalistas catalanes partían de posiciones de inferioridad numérica. Ello llevaba incluso a tildar a los integrantes de la CNT de “murcianos”, nombre despectivo que se daba a todo aquel que no había nacido en Cataluña.
Los sectores más progresistas del catalanismo, como fueron Lluis Companys, Francesc Layret (asesinados también por los pistoleros del Sindicato Libre) o Francesc Macià, intentaron siempre ganarse la confianza de los libertarios. Sin embargo la CNT siempre leyó la lucha política en clave internacionalista, al igual que era un sindicato de enorme implantación en todo el territorio español.
Cuando se proclamó la República en 1931, fue quizá el momento más dulce del nacionalismo catalán. Sin embargo no llegaron a proclamar la independencia de Cataluña. Los factores fueron varios:
- 1. Companys no pudo ver cumplido su objetivo de una República catalana dentro de la República española. El modelo que adoptó el Estado republicano español fue el autonómico. En ese sentido Companys no era un independentista sino un republicano federal.
- 2. El independentismo quedó reducido a unos pequeños grupos como Estat catalá, cuyos miembros Josep Dencàs y Ventura Gassol fueron acusados de acercamiento a los fascistas italianos. En el caso de Dencàs era cierto.
- 3. La fuerza del anarcosindicalismo en Cataluña impedía cualquier intento de independencia, pues las fuerzas libertarias podrían conducir la revolución por derroteros que la propia burguesía catalana no aceptaba. De hecho los catalanistas llegaron a hacer surgir un sindicato propio de payeses, la Unió de Rabassaires (nacida en 1922), con el objetivo de descargar de influencia a la CNT.
Tal es así que al decretarse la Huelga General revolucionaria de octubre de 1934, la CNT la apoya en toda España, pero no la convoca en Cataluña, donde son los nacionalistas los que encabezan el movimiento y los anarcosindicalistas no se sienten identificados con ellos.
El inicio de Guerra Civil marca el canto del cisne para todas las organizaciones. En Cataluña se desarrolla una auténtica revolución en el campo y la ciudad que desborda a las organizaciones nacionalistas como ERC, hasta que paulatinamente se vuelven a hacer con el control de la situación. Pero en todo momento la CNT tuvo una importantísima presencia tanto en los comités de fábrica, en el campo o en la Generalitat de Cataluña, hasta los Sucesos de Mayo de 1937. ERC, o algunos de sus sectores, encuentran un buen aliado en el PSUC, partido que proviene de la unificación de fuerzas emprendidas por los comunistas, que llegan incluso a controlar el sindicato UGT para plantear una contrafuerza a la CNT. Un PSUC que se mostró como una sección catalana de la Komintern, política que era incluso censurada por el propio PCE, pues solo podía haber una sección de la Internacional por país. Pero el PSUC llegó a conseguir el reconocimiento dentro de la Komintern como sección gracias a las gestiones de Joan Comorera, lo cual planteó una ruptura en la fuerte unidad que se había cimentado en el comunismo español hasta ese momento.
La derrota en la Guerra provoca la fuerte represión contra todos los componentes de las organizaciones de izquierda. A la muerte del dictador y la vuelta de la organizaciones a la legalidad, es el momento en el que en Cataluña, ya sin la influencia del anarcosindicalismo minado por la represión franquista y por el caso Scala y las escisiones en democracia, el nacionalismo se vuelve hegemónico.
Los independentistas catalanes tienen multitud de referentes históricos para poder cimentar sus ideas. Desde Companys hasta Layret, de Maciá a Tarradellas, y así un largo etcétera. Pero poner como ejemplo a Salvador Seguí o a cualquier anarcosindicalista es meterse en un jardín difícil de justificar, porque si hubo un movimiento que compitió con el nacionalismo por la influencia de la clase obrera, ese fue el anarcosindicalismo, movimiento hegemónico en el movimiento obrero y político catalán.

jueves, 17 de septiembre de 2015

JUVENTUD y EDUCACIÓN SOCIALISTA

Fijaos en la vida de nuestra juventud y ni punto exclamaréis: ¡Hermoso caudal de energía que se pierde? Pues bien, evitemos esto. Separemos á los jóvenes de las plazas de toros, de los templos, de las juergas, de los abusos alcohólicos. Que todo el ardor, todo el bello atrevimiento de los muchachos de quince á veinte años se oriente por el camino de las ideas revolucionarias. Organicemos para la lucha de la mocedad socialista. Demos entrada al ejército de los nuevos. Busquemos en ellos el acicate de nosotros mismos, la mentalidad ingenua, lozana, acometedora de los verdes años. Mirad que los jóvenes no tendrán acaso gran dosis de reflexión, pero tampoco de disimulo. No hacen caso de ciertas conveniencias. Por todos lados manifiestan con hermosa desenvoltura sus ideales.

Debemos, pues, pensar en crear una organización de jóvenes á semejan­za de las que integran La Federación de Jóvenes Guardas Socialistas de Bélgica. Es importantísimo que los hijos de los trabajadores, cuando van al servicio, sepan lo que hacer, lleven consigo el germen socialista, y adopten luego la actitud que convenga frente a las convulsiones tristísimas del pueblo. —Sentimos infinito placer— decía ha poco el joven Coenen a los veteranos del Socialismo belga— al observar que en nuestros grupos crece el afán de educarse. Queremos aparecer dignos de ser la esperanza del Partido Obrero. En breve os diremos: Ved á estos rapaces llenos de entusiasmo y de conciencia: ellos constituyen la falange del futuro, ellos darán hombres que reemplacen á quienes la edad impida continuar la lucha, ellos los oradores y escritores de mañana; ellos son los continuado­res de lodos los grandes trabajos realizados, de todos vuestros esfuerzos en pro de los generosos ideales socialistas...

¿No podemos ya realizar aquí el pensamiento de establecer Universidades populares? Fuerza es que contemos con una Biblioteca bien nutrida de libros y periódicos, y una sala de estudios. Estamos perdiendo un tesoro de iniciativas de cerebros casi vírgenes. ¡Qué hace la juventud socialista? ¿Se instruye, se eleva, se fortifica de cuerpo y espíritu? Bien quisiera afirmarlo.

Tomás Meabe, militante obrero y fundador de las Juventudes Socialistas en 1903. Fábulas de Errabundo. Zero-Zyx. Madrid. 1975.

lunes, 14 de septiembre de 2015

EDUCACIÓN DE LA JUVENTUD y MOVIMIENTO OBRERO

EDUCACIÓN DE LA JUVENTUD
Informe sobre educación socialista de la I Conferencia Internacional de las Juventudes Socialistas. Stuttgart, 1907
Las edades del obrero, de León Fréderic

  1. En el seno de la joven generación proletaria se hace sentir, y crece sin cesar, una viva tendencia hacia la educación socialista. Los jóvenes obreros sienten la necesidad de prepararse para la lucha de clases, adquiriendo los conocimientos y fortificando las facultades morales que les pongan en condiciones de conducir esta lucha con mayor vigor. Por educación socialista entendemos el desarrollo de estos conocimientos y de estas cualidades morales.
  2. La educación socialista de la juventud obrera se hace mejor y más eficazmente en las organizaciones propias. Por consecuencia, es un deber de los partidos socialistas tomar bajo su dirección la creación de organizaciones de la juventud y de sostenerlas allí donde existían ya. El papel de esas organizaciones debe ser:

a)    Propagar los conocimientos, en primer lugar aquellos que son indispensables al proletariado para que pueda conducir la lucha de clases con el máximo vigor, es decir, la ciencia de la sociedad. Ante todo, hace falta, donde sea necesario, poner la base de toda educación ulterior mediante la enseñanza de la lengua maternal a fin de que los jóvenes obreros adquieran la posibilidad de comprender bien aquello que leen y lo entiendan y lo expresen con sus propios pensamientos, oralmente y por escrito, con toda claridad. En el primer lugar de la educación de la juventud proletaria debe encontrarse el estudio de la economía política, de la historia universal y de la historia del movimiento obrero…
b)    Hacer nacer y fortificar las cualidades, tales como la solidaridad, los sentimientos democráticos, la disciplina, la conciencia de sí mismo, el espíritu de sacrificio, el coraje y la clama, de la cual el proletariado tiene necesidad para poder cumplir su misión histórica. Importa aún insistir en la importancia de la colaboración de los dos sexos en las organizaciones de la juventud. El trabajo y la lucha en común por una gran causa es el mejor medio de instaurar entre los dos sexos las relaciones de estima y de camaradería mutua que son la base de la moral sexual del socialismo.
c)    Desarrollar los sentimientos de solidaridad internacional, generalizando el conocimiento del movimiento obrero y del movimiento de la juventud socialista en los demás países, así como favoreciendo las relaciones personales entre los jóvenes obreros socialistas de todos los países.
d)    La cultura física por ejercicios de gimnasia y de juegos.
e)    El desenvolvimiento del sentido estético del proletariado.
  1. La educación socialista de la juventud se hace mejor en las organizaciones propias, pero es de desear que un elemento orgánico una sus organizaciones a las del proletariado consciente o que, de todas maneras, allí donde esto no sea posible, exista entre ellas una relación moral.
  2. La educación socialista de la juventud se hace, en parte, por medio de la prensa, de conferencias, etc,…Hace falta que se complete por la acción, por la lucha, dado que es imposible fijar un punto definido donde el saber adquirido por el joven obrero le pone, por primera vez, en estado de participar en la lucha cuando, inversamente, la acción es muy a menudo el mejor método de educación. Insistimos sobre el hecho de que, mientras en la organización política sindical la acción tiene la máxima importancia, en el movimiento de la juventud la educación debe encontrarse en primer plano y constituir su objetivo primordial.

Los puntos sobre los cuales las organizaciones de los jóvenes deben concentrar principalmente su acción, resultando de la situación particular de la juventud obrera en la sociedad capitalista, son:
a.    La lucha por el mejoramiento de la legislación protectora de los trabajadores; por una aplicación mejor de sus prescripciones y a favor de la protección de la juventud obrera contra toda explotación.
b.    La lucha contra el alcoholismo.
c.    La lucha contra el militarismo.
  1. Los medios de los cuales disponen los jóvenes obreros para cumplir su misión de educación, concretamente, son los siguientes:
a.    Conferencias y cursos (serie de lecciones)
b.    La edición y profusión de periódicos y folletos.
c.    Bibliotecas en los grupos y bibliotecas ambulantes.
d.    Excursiones en común y la organización de visitas instructivas.
e.    Ejercicios físicos y juegos al aire libre.
f.     Participación en las manifestaciones.
g.    Círculos de estudios.
h.    Veladas literarias y artísticas.

De otra parte, es deber de las organizaciones de la juventud trabajar por que el Partido realice cada vez mayores esfuerzos a favor de la educación de los jóvenes obreros.


Los congresos obreros internacionales. Amaro del Rosal. Grijalbo. Barcelona. 1975.